domingo, 20 de julio de 2008

Constelaciones y universos*

Han caído como millones
de gotas
desde que te conocí
pero jamás puede ver
dos constelaciones acuáticas
tan perfectas
como nosotras dos.

Me quise dejar de imaginar
cada paso dado
y los falsos también,
y así fue como terminé
tropezándome
en la torpeza de mis miradas.
Y fue realmente bonito
imaginarse una galaxia
hecha de lunares
y elegir uno para mi sola,
para poder besarlo mientras
cierras los ojos.

Puede que seamos inmunes
al humo,
o puede que ya nos hayamos drogado
antes de salir de casa
entre abrazos y caricias.

En todo caso,
el caso es que
no me canso.

Somos todo y un poco más,
un poco de todo,
y de todo un poco.
Somos labios,
secretos,
y deseos
que no siempre se cumplen.

He descubierto
después de años de insomnio
que mi problema
es que no puedo dormir sola.
Y nuestros cuerpos entre
las sábanas
quedan mejor que cualquier
fotografía.

Somos el infinito
dentro de un cuarto relativamente
pequeño.
Nuestros límites se extienden
tanto como nuestro brazos.
Somos absurdos lógicos
al borde de cualquier final,
de cualquier mundo.

Anoche, mientras se hacía de día,
deseé que ese fuera el único sitio
donde querría estar
si muriera.

Tú ya sabes como me gusta morirme a mí…

Entre explosiones
y agujeros negros que nos absorben.
Estamos lejos de todas las dimensiones
existentes
y no tenemos ni nombre
ni límite.

Tú serás el palacio más lindo
jamás construido,
y yo recorreré cada habitación
buscándote,
palpándote,
queriéndote.

Como siempre,
como nunca,
y para siempre.


3 comentarios:

roouus dijo...

Me llegaste dentro. Gracias por sacarme la lágrima atragantada. Gracias.

Anónimo dijo...

Tú eres mis labios, mi secreto y mis deseos.
Eres la cosa más bonita!
Y nuestros cuerpos entre
las sábanas
quedan mejor que cualquier
fotografía...

Ojalá que no deje nunca de llover... gotitas :)

Te quiero, ani

Safo dijo...

lo dije. Lo repito, lo sabes, lo sé. es precioso, es genial, con todas las connotaciones que ambas sabemos que esa palabra tiene, como puta, es puto genial


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.