jueves, 3 de julio de 2008

In the middle


Sinceramente no buscaré
más excusas donde esconderme.
No más alcohol que me sonría,
no más humo que me amarre.
De hecho voy a dejar de salir,
de beber,
de ir de bares,
de lo mismo de siempre.

Aunque prescinda
de esa adrenalina que provocas
en cada una de mis pulsaciones.
No me voy a aburrir más
sin ti
porque es lo que he hecho toda mi vida.
Vivirla o muy despacio
o muy deprisa
y así es imposible sacar algo en claro.
Es imposible pensar
en otra cosa que no seas tú,
una estúpida en medio de un camino
que yo, otra estúpida
decidió andar descalza.

Y me hago daño,
y me duele cada paso,
por eso me propongo ser buena chica,
no hacer nada malo
pero termino convenciéndome
de que soy una bestia,
sin dignidad,
sin alma
y luego al llorar…

Sí.
Demasiado mayor para estas cosas
y demasiado pequeña para otras tantas.

Y me jode que no siempre
se pueda hablar de amor,
de primeras vistas,
de primeros besos perfectos.
Me martiriza el saber que mi mundo
es demasiado rosa
para las guerras y las balas
de esta esfera…

Por eso
mi mundo sin duda
sería cuadrado,
para llorarte en las esquinas.
Y gritar que me han roto
el corazón
las mismas veces que he reído.
Porque me dejo llevar,
y en realidad me da igual el miedo
a las alturas, es más,
me gusta(s).
Y sueño cada noche
en soñarte cada día
y recorro todas las distancias
que me pidas,
(tú o cualquiera)
para compartir dolores,
saliva,
y desastres.

Si por mí fuera,
sería cada una de las gotas
que te mojan en la ducha,
cada trozo de tela que te abriga,
cada nota de todas esas canciones
que escuchas.

Pero no.
Es todo una mentira bien hecha,
porque se me da de miedo
caerle bien a la gente
y luego caerme
en cualquier tropiezo.

No voy a cambiarme por nada
que no sean besos,
pero sin embargo…
Mírame, estoy en tu bolsillo
de nuevo.
Una cara y una cruz,
una mañana y una tarde,
una raya en el medio,
yo en el centro
y tú al otro lado.

Y aunque los extremos sean malos…
Aquí estoy yo,
luchando para no quedarme
a mitad de camino.
No lo soportaría.
No quiero soportarlo.

¿Y tú?

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

El mundo es todo entero una mentira muy gorda, pero lo jodido, es que está bien organizado.
Será por eso que en cuanto podemos nos escapamos o nos echamos la manta sobre la cabeza, y nos tiramos al monte.
Me ha encantado.
Saludos


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.