miércoles, 30 de julio de 2008

Yo, que solo sé no saber.

Yo, la mitad de las veces
uso la misma cantidad de palabras
para decir tres mil cosas diferentes
y nunca suelo entenderlo
hasta que no lo leo un par de veces más.

A todos mis instintos,
les tengo miedo
y sonrío cuando sé
que lo que quiero
está frente a mí,
dejándose ser
en cada roce.

La noche es larga.
Tú más.
Y yo,
que solo me dejé caer,
que continué por no pararme,
que descansé lo justo
y volví a volver.
Yo que no sé…
Ahora sé un poco más.

Suelo morirme de miedo,
de amor,
de ganas.
Y hoy quiero morirme de ti.
Sentir todo y más,
desgastarme,
borrarme,
pintarme,
arañarme.

Yo, escucho música
en la que siempre eres tú la melodía,
miro al cielo buscando el camino
más largo
y más corto,
todo al mismo tiempo,
en el mismo instante.
Ya sabes…
No habrá nada imposible
si me agarras fuerte,
me miras
y me dejas aprenderte
poquito a poco.

Cada vez que la velocidad
me atropella,
acabo vomitando versos,
rasgando labios.
No voy a repartir algo
que solo quiero que tengas tú.
No quiero que todas las letras
suenen
igual,
sean iguales,
signifiquen lo mismo.

Yo, sueño con soñar
contigo.
Con pertenecer a cada huella
que marcas en mi vida.
Con un rincón inmenso,
donde quepamos las dos,
y lo inmenso de nuestro amor.

Porque es diferente,
el camino ya estaba medio hecho,
y ahora cambiar de decorados
nos resulta tan extraño.
Pero me he acostumbrado
a creer en los milagros,
a ver mil estrellas en el cielo
y a mi lado.
A bañarme en abrazos.
Yo he dado la vuelta al mundo
dentro de tus ojos
mil veces,
y me sé cada gesto,
cada lunar de los que me sé.

Los otros…
Regálamelos luego,
cuando tenga sed de ti.
Cuando necesite volver a casa
y solo el mapa de tu piel
me devuelva a la tierra,
sin querer,
de un tropiezo,
de un traspiés.

Yo, que no sabía nada
de nada.
Que eras infinito
porque no te conocía del todo,
que no sabía lo que vale un momento
hasta que apareciste
y fotografiaste mi alma,
la lavaste,
la dejaste secar al sol,
y te la pusiste
como una segunda piel.

Yo, que te quiero,
no quiero dejarlo de hacer.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo quiero ese rincón.
te quiero a ti.
algunos dias sé todo y otros no sé nada pero me da igual... no me importa estar bloqueada cuando lo que me pasa es amor, eres tú.
tú, que me llenaste de aire en todos los sentidos :)
a cada minuto te quiero más... del derecho y del revés!

roouus dijo...

como no desgastarse entre tanta palabra engalanada!!

besos bonitos para ti

kyledbc dijo...

aaaaaah xD
tú, me suenas xD me suenas de esta tarde
creo =O


no sé, pero igualmente te agrego al blog ^^


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.