jueves, 9 de octubre de 2008

Cuestión de tiempo*


Cada cinco minutos cambio de opinión.
Te muevo de mis cinco sentidos
para acabar llorándote en el sexto
y ya no estás. Lo juro.

Te fuiste en otoño porque
te daba miedo el invierno.
Yo te prometí bufandas
de besos pero
jamás quisiste volver
y luego te descubrí en tu mejor
versión.

Sabes destrozar corazones
porque no tienes piedad con el tuyo.
No sabes lo que es doler
porque se te olvidó.
Las cosas que pasan
y suceden por tu culpa,
suelen olvidarse más banalmente
pero se valiente.
Descúbrete,
yo ya te conozco y lo sabes.

Cae como la primavera,
marchítate como el verano,
vuela con el viento en otoño
y congélate en invierno.
Pero mírate,
consigue todo lo que quieras
porque realmente lo quieres.
No necesites de nadie
que no seas tú misma.
Ámate
y así podrás entender lo que es el amor.
No dejes nada para nadie
hasta que no sepas lo que significa
el significado de todo.

Vamos, salta y llora y chilla.
Acaba ahogándote
porque has llorado demasiado.
Yo te estoy mirando mientras.
Te estoy viendo caer.
Ahora eres tú quien se ha tropezado
y no me gusta verte mal.
Pero la única verdad
es que me alegra ser yo
quien te haya hecho tropezar
con todo tu interior.

Todo el rato cambio de opinión,
porque nací entre tus mareas.
Todo el rato quiero ser el otoño
en el que aun eras mías
y al mismo tiempo,
pensándolo mejor,
no.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.