miércoles, 22 de octubre de 2008

Lunas estrenadas.

Sujetaba unos libros de diferentes tamaños con su mano derecha. En la otra, un cigarro se consumía lentamente.
Lucky strike era su marca de cigarrillos favorita. Había probado muchas antes, pero esa marca era especial, le gustaba y además las cajetillas eran bastante bonitas, a pesar de anunciarle que moriría como el resto de la humanidad.
Sonaba una canción en su mente y lejos, en las guitarras de algunos, también. Era aun de día. Un día soleado y húmedo.

Las noches se hartan a llorar.

Hubo luna nueva y las estrellas, las nubes y ella misma, se sentían solas, a oscuras. Tenían el miedo siempre. Miedo a que no volviera.

Colocó los libros en un banco después de comprobar que éste estuviera seco.
Se terminó el cigarrillo y se sentó después de apagarlo con el pie.
Le gustaba expulsar el humo lentamente. Le gustaba el humo y todas esas figuras entre sus dedos, cubriendo los huecos que le había dejado el frío de la noche anterior.

La noche más oscura del mes.

Aspiraba poco humo, sorbos pequeños y pasos inseguros. Esa era ella, la única.
Abrió la mochila y sacó una libreta negra, luego un bolígrafo y comenzó a ojearla. Al terminar de ver aquellos recuerdos en forma de tinta, en forma de borrones, destapó el bolígrafo y empezó a escribir en una nueva hoja.
Primero, en la esquina superior derecha escribió la fecha:

Veintiuno de enero de dos mil nueve

Y prosiguió debajo, dejando un pequeño margen a la izquierda:

Ayer lloré. Quería que lo supieras- tomó aire, dio una profunda calada al segundo cigarrillo mientras el humo recorría sus labios, su lengua.- Fumé por lo menos diez cigarrillos en tan solo media hora, di vueltas por toda la ciudad. Hacía frío, un frío desolador. Hacía tiempo que no sentía tanto frío y aun así, me senté en aquel muro húmedo y congelado.- Se sacó otro cigarrillo, lo encendió y prosiguió con la misiva- No te he echado de menos. Creo que por eso lloré. Me sentí sola y no me dio por pensar en ti y a pesar de todo, aun procuro hacer mi letra como la tuya y muevo un pie cuando me quiero dejar dormir, como lo hacías tú.
También hago todas las cosas que no te gustaba que hiciera y sigo teniendo los mismos amigos. Mi música siempre será mía por mucho que no te gustase y mis bromas hacen reír al resto de la gente. La gente que no eres tú.
Pero dio la casualidad de que ayer hubo luna nueva y todo estaba oscuro.

Respiró fuerte, levantó la mirada del papel y observó a la gente, el verde del césped, el aire. Pasados unos segundos, siguió escribiendo:

¿Te puedes creer que no pensé en ti ni un solo momento del día? Ni un solo instante me vino a la mente tu recuerdo. Tampoco quise preguntarme qué día sería… Estando en enero todos los lunes serían lunes y todas las horas pasarían igual de lentas. Igual de muertas.
Me gustó verte en aquella fiesta de fin de año. Que pena que me diera por beber. No estabas tan guapa como pensé que lo estarías y tampoco me sorprendió en absoluto que fueras con ella.
Perdona que no te felicitara… Pero es que ayer lloré y fumé y pasé mucho frío porque sabía que cuando cayera la noche seguiría igual de sola.
La Luna se estaba cambiando por otra y por eso hoy hay Luna estrenada.


Hay una chica que besa muy bien rondándome los labios y tengo ganas. Ganas de ella, ganas de más, de febreros y primaveras.- Se sacó otro cigarrillo. El último, se prometió a sí misma- Sé que estás bien. Procuro no estar al margen de tu vida. No quería ser tan poca cosa, por mucho que tú te encargues de recordármelo.

Ahora me iré. Me voy y eres la única que lo sabrá.
A otra ciudad. A una ciudad a la que se llega por avión, con ganas de cambiar los malos humos por los nuevos aires.
Espero volver a verte, quizás en otra vida, no importa, tengo bastante paciencia.
Un beso enorme, Ana.


Firmó y cerró la libreta. Aquellas páginas estaban marcadas con un billete de ida.
Ana no volvió a sentarse en aquel banco. No volvió a fumar a escondidas en su baño.

Ana no volvió.

3 comentarios:

Tomásoplo dijo...

Precioso.

Molly Earnshaw dijo...

y donde está ana
a que ciudad va a marcharse
porque tiene miedo cuando no hay luna
porque?



demasiadas preguntas para ningun Lucky Strike.
Yo me quedo con el tabaco de liar, porque así fumo menos, que cansa más.


Yo te necesito a todas horas
aunque sé que estás allí...
No hago más que pensar en el cine
y en la tarta de queso
y en ti.



:)

Pau dijo...

Aunque sea muy, muy triste... es súper bonito =)


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.