lunes, 27 de octubre de 2008

Tropiezos y despedidas


Yo si sé lo que es una despedida.
Lo que es una despedida sin querer, una sin avisar, otra demasiado avisada.
Sé lo que es el último supuesto beso y lo que es decir no para siempre. Supuestamente.
Sé lo que es olvidarse de un adiós y también me pasa que no me saco algunos hasta luego de la mente.
Nos volveremos a ver y luego… estaba sola cuando empecé a llorar. Estuve sola toda la tarde y toda la mañana y no quería que nadie que no fuera ella, viniera.
Yo sí sé lo que es una despedida y lo que es el frío de estar sola, luego y lo que es alejarse para no ver más lágrimas.
Sé lo que es ser cobarde y lo que es ser valiente. Lo que es mirarle a los ojos queriéndole decir no te vayas por favor.

Caminaba sola antes. Caminaba sola y con ganas de llorar, porque los diecinueve años me los dejé olvidados en la cama, esta mañana.
Me daban envidia los que iban en coche y pensé en chillarles que hoy era mi cumpleaños y no el suyo, que llovía pero me daba igual, aunque fuera mentira.
Es mentira que me pongo a ver sus fotos de vez en cuando, sin querer, cuando me caigo y sigue siendo mentira que estoy bien así. Dejando que se haga de noche no tan despacio como antes.
Si tú fueras un precipicio o el peligro o el río… Si fueras, yo me lanzaría, pero cuesta mucho saber qué es lo que está pasando y cada vez más.

Yo sí sé lo que es verte, alejándote y luego yo. Sé lo que es que te llueva y haga tanto frío que no sepas si caminas o levitas. Sé lo que es echarte de menos, por mucho que yo no lo quiera.
Espero, por mi bien, que no sea demasiado tarde. No quiero verme, otra vez sola, mientras llueve y se hace tarde demasiado rápido.
No quiero verme como me estoy viendo.

Ahora vuelvo, me voy a fumar todos los minutos que quedan para verte. Voy a morirme asfixiada, voy a envejecer mientras me armo de valor.
Y ya no me pregunto qué es lo que se supone que debo hacer ahora. Ya no creo que importe si llegas, me haces sonreír y luego… Aprendo a echarte de menos, porque ya me había olvidado lo que es morirse de ganas, lo que es mirar a los labios y luego…
Luego decirte adiós.

3 comentarios:

***SaRa*** dijo...

joder cuanto te entiendo .... o cuanto entiendo a la prota o el prota de tu post, vamos que entiendo la situacion, y ahora mas que nunca... en fin...

p.d crei ver por algun lado, que es o fue tu cumple... asi que felicidades

Molly Earnshaw dijo...

yo odio de verdad las despedidas, no me gusta saber lo que es decir adiós
a pesar de que sé lo que es decirlo.

Yo no sé que es ser valiente, ni cobarde, yo sólo sé hacer las cosas sin pensar, tirándome a la piscina, lanzandome sola... como tú sabes estar.

Es frustrante saberte tan lejos
y quererte tan cerca pequeña ano cabrera:)

Pero te quiero, y hoy me has dado una gran alegría que me dan ganas de llorar y ojala se cumpla:)






pd: La palabra de verificacion pone OVETIES xD

Safo dijo...

ay si si reversible del alcohol ahora soy una botella de vodka y em bebo yo sola ah no que no me gusto nadita


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.