martes, 25 de noviembre de 2008

Atragantatiempos.

Voy a tragarme el tiempo.
Traficaré con horas muertas
y haré con ellas drogas de última moda.
Voy a matar el tiempo
para que se calle
y envenenaré los segundos antes
para que los nervios se calmen.

Cogeré todas mis metáforas
y las meteré dentro de una maleta de viaje
con destino:
quien las quiera leer.
No tengo suerte
ni destino
y además
últimamente tengo muchas ganas
de llorar, gritar…

Desapareceré con todo el botín
de besos que nunca me atreví a robar
y me meteré el respeto
donde no pueda conmigo.
Haré lo que sueño
y soñaré.
Soñaré.

Secuestraré las lejanías
y las distancias
y las carreteras secundarias
me sonreirán.
Despacio y con calma
se llega a buen puerto
o al menos,
se llega.

Voy a atracar esa botella vacía
con mi barco de papel
y si me caigo al agua da igual,
soy la pirata con el corazón de madera
más duro del mundo.
Nadie podrá conmigo
en este charco
que sin querer se ha formado,
esta tarde,
mientras te recordaba.

Tejeré a mi sombra la tuya
y te dejaré en cualquier esquina.
Serás la prostituta de cualquier boca
que quieras besar
y yo a cambio
te venderé
porque no puedo contigo.

Me escaparé de la cárcel de tus labios
todas las veces
que no estés delante
y escribiré blues
que no rimen.
Me tatuaré cosas horribles
en la piel
y luego
querré arrepentirme
solo de uno de ellos.

Tu nombre.

Calmaré la sed con alcohol,
los nervios con cigarros,
la soledad
con otros tantos labios
o
quizás no.

Quizás solo me coma el tiempo
para que entre tictac y pumpum
se me olvide
todo lo que un día me imaginé.

1 comentario:

Molly Earnshaw dijo...

la madera de los corazones de los piratas se pudre cuando más dura es, porque las lágrimas, que llenan botellas que se lanzan, son saladas, y mojadas, como el mar.

Vendes sus besos como si fueran tuyos cuando sabes que por imaginar, ya no imaginas ni el tiempo que le robabas que te dejaste llevar y se te acabó la pila del reloj, y no te diste cuenta de cambiarla.
Tragarás las horas, los minutos, los segundos, y que quedará después?
Supongo que nada.

Creo que es mejor deshacer los vendaVales que su lunar te provoca en alcohol, tabaco, y drogas, pero con moderación. Para así dentro de un mes, decirme: Mírame, ya mi corazón no es de madera, ahora vuelve a ser de papel. Ya no me hago la dura, ni finjo estar bien, ahora sí, ahora no hace falta finjir, ahora sí estoy bien.


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.