martes, 18 de noviembre de 2008

Efímero se llama al juego...


Hago el idiota y luego
solo oigo silencio.
Soy demasiado mayor
para pensar tan poco
y deberías marcharte.

¿Ves esas maletas?
Son para que no vuelvas.
Ahora deja de mancharme
con sonrisas.
No dispares más besos
sin apuntar.
Eres un peligro...
Tendré que adormilarte
con dardos tranquilizantes.
Ya no seré más tu diana
y el mundo se volverá
blanco y negro
porque nos queda mejor al recuerdo.

Desaparecerás
por mucho que yo no quiera
y entraré en quiebra
una vez
cada mes.

Ven.
Ahora ven
y desquíciame el alma.
Muerde cada esquina
de mi vida
y después de la guerra
quema todas esas cartas.
No tuvieron sentido
ni siquiera al principio.

Sin querida y sin fecha.
A mi no me hace falta protocolo
ni orden
ni tiempo
ni espacio.
Voy a lo que voy.
Pienso la mitad del día en el cómo
y la otra mitad
en el cuándo.
Luego tú me dirás que no puedes,
que se te hace tarde,
que no entiendes lo que sucede.

Que me pica el cuerpo
y se me desbordan lágrimas
en un asalto a llanto armado.
Que no sé como convencerte
de que no quiero convencerte
de nada.
Que las despedida
pueden más a las distancias
del después
y hay canciones que querría
y no sé.

¿Sabes?
Antes de dormir
siempre intento recordarte
en algún momento
de los buenos
y a veces
Morfeo me premia
con tenerte cerca
al menos en diez horas de noche.
Que no es poco,
pero tampoco lo es todo.

Y no te vayas a creer,
no nos vayamos a engañar.

Que sé vivir de mentiras
dos o tres días,
pero una eternidad es muy difícil
de compaginar
con quererte tanto
y tan raro.
Todo el rato
o tiempo
o como queramos llamarlo.

Pero lo cierto es que quería
escribirlo todo
y otra vez
sigo sin saber que decir.

Me has callado a silencios
y ya no recuerdo
ni si quiera
cuándo te quise por última vez.
Debió ser ayer…
mientras pensaba en soñar contigo.

Y maldita seas.

¿Ves esas maletas?
Son para que te quedes.
Para que te quedes de verdad.

1 comentario:

Molly Earnshaw dijo...

muchos años llevamos viviendo de mentiras, como para seguir una eternidad entera.
Auqnue a veces sean dulces, las verdades son más largas, y más, no sé, mas verdaderas, creo.
Átala a tu cama, con unas maletas no basta, mata a Morfeo, o extorsionale para que deje de dartela en suenños y empiece a dartela en realidades.

Te quiero:)


y tus cartas con o sin protocolo, siempre saben a regalo.




Verificación de la palabra: WIVEROU


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.