viernes, 21 de noviembre de 2008

In this moment, dear Alice... in this moment...



Contigo el universo se me haría pequeño. Muy pequeño.

¿En qué momento dejaste de ser tan diminuta?
Ya no cabes en mis manos. Mis ojos te tienen que ver por partes, eres imposible de resumir en tan solo una página y además…
Llenas mi cabeza, cada día, con palabras y escenas casi imaginadas y no cabes.
El infinito se te queda corto y camino pensando en tropezarme con un trocito de ti. Ese, el que tú me quieras dar.

He cambiado teclas por sellos y seriedad por bromas. He leído y releído en busca de mensajes secretos, he ido al mar a ver si llega esa botella mensajera, he bajado y he subido y aun así sigues estando lejos y enorme. No llego a alcanzarte, no me cabes en los brazos.
Soplas y soplas.
Mi corazón se ha ido volando.

Te estiras y yo me encojo y aun así tú sabes esconderte mejor que yo.
Te he echado de menos el tiempo en el que no me cabías en la maleta.
Ahora la has roto intentado meter la cabeza.
En el País de las Maravillas hay demasiados alucinógenos, demasiadas drogas y anabolizantes.
Escupe esas pastillas ya, vamos, quiero que me persigas, que oigas el tictac.
Envenénate con mi té y córtame la cabeza, pero toma de esa otra seta.
Ahógate en el mar y llórame luego. Quiero que en la botella llegues tú y no palabras.

Pero no me rompas la casa. No quiero ver tus piernas en mis ventanas, rugiendo libertad. No quiero sonrisas enormes ni que duermas para olvidar.
Canta si quieres, vuélvete la flor más bonita del jardín de nunca jamás.
Despiértate y mira cuánto has crecido.

Ella también se tiró al precipicio, y soñó.

Ella antes era igual de diminuta que tú.

Y ahora, ¿En qué momento dejaste de ser tan pequeña, de romperme la casa, de tener tanto miedo, de no querer perseguir ese tictac?
¿En que momento me has matado a recuerdos?
¿Eh?

1 comentario:

Molly Earnshaw dijo...

en el momento en que tú le diste la galleta. En el momento en el que le dijiste "Cómeme" y ella inocente quiso comerte y luego ya no, porque vio como todo cambiaba y caía por el hueco del arbol hasta llegar a aquella sala donde las puertas eran demasiado pequeñas y el conejo blanco(a quien hoy llamaremos Pasión) se escapó por una de ellas.

Entonces ella fue al país de las maravillas que tú le creas, y buscando a Pasión se recorrió(dentro de tu cabeza, por supuesto) todos los pliegues de tu piel a quien hoy llamaremos Wonderland.

Y Alicia buscando a Pasión acarició Wonderland con pequeñas sonrisas y besos borrachos con sombrereros locos y fiestas donde tú te hacías daño porque ella se dejaba llevar en aquel instante.


Fue entonces cuando llegó a tu cara, y comió de ti, de tus galletas y tus mejunjes y se hizo enorme a tus ojos, y aplastó todo lo que ya había.

Por eso canta con las flores, fuma con la oruga, y pinta con los ases de tu baraja.

porque ella para ti no es alicia, es la reina de corazones.


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.