sábado, 31 de enero de 2009

Cuando sin como ni donde.

Cuando ya no me queden ideas,
ni maneras de convencerte.
Cuando repita mis juegos de palabras
y acabe usando la originalidad
para cada sonrisa que pasa.
Cuando el cielo ya no me haga sonreír
en un mal día,
cuando el verano me enfríe.
Cuando lo que estudio entre en mi mente
a la primera
sin tener que apartarte primero.
Cuando al segundo me
desquite
y pare
y no siga.
Cuando diga sí aun sabiendo el espacio
que pueda haber
y no solo de tiempo,
no solo de centímetros.

Hay dos palabras
a parte de distancias
y me siento vacía.
Cuando no me de miedo el hueco
que se forma entre mis ojos
cuando imagino
que no existe(s).

Cuando haya una parte de atrás de un coche
y siete meses
sean siete maravillas,
siete interminables felicidades.
Cuando no haya telarañas en las palabras
bonitas
de mi boca.
Cuando no me cueste dejarme ser.

Cuando vengas
y vaya.
Cuando me enamore de verdad
y sea cierto eso que dicen,
eso que dije...

Entonces dejaré de escribir
gilipolleces
para empezar a vivirlas.

1 comentario:

Molly Earnshaw dijo...

pues aún te queda rato de espera... supongo.
Espero acabar los examenes, para poder verte, que vienes:)
y además, poder hablar contigo, que hace demasiado que no te presto atención, y me jode


y te quiero:)


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.