domingo, 8 de febrero de 2009

Des.control

Hay cosas que jamás llegaré a controlar.
Ni el tiempo,
ni el espacio, aunque casi, casi.
Ni lo que corre por mis venas
ni lo que corre fuera de ellas.

Cosas que se transforman
pero que siguen siendo lo que son,
como el frío de enero
y
sonrisas que no sabes donde guardar.

Que quieres que haga
si hay cosas que jamás llegaré a controlar.

Mareas más mareas menos
voy a seguir sin vomitarte
hasta que un día
decida que ya basta de hacer el ridículo
gratis
y a destiempo.

No hay quien se merezca esto
y ni siquiera yo
me merezco las pocas cosas buenas
que controlo
pero si hay algo que quisiera,
sería
ser el suficiente
de alguien.

Conformista de nacimiento,
a quién pretendo engañar.
Es domingo
y me muero de ganas,
ahora,
de llorar.

Hay cosas que jamás llegaré a controlar,
como por ejemplo,
ser tan yo
en momentos tan tuyos.

Y fin.


No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.