lunes, 2 de marzo de 2009

Buenos días.


Hay libertad.
Sin prisas
pero en la espera
me esperan horas
que no se acaban nunca
por no llamarlas
eternas
y
cae el sol
y todos los demás también.

Hay sombras
y fumar a oscuras tumbada en el suelo
me lo tuvieron que enseñar.
También sé otras muchas cosas
que no me ayudarán a ser mejor
pero sí
a seguir siendo yo,
un poquito de todo
y del todo
las horas me cortan las venas,
una
a
una,
además.

No quedará títere con cabeza
y mucho mejor.
Pensar aquí está mal visto
y ya ni para lucir peinado
tengo el pelo
pero
y
qué.

No vas a venir a decirme
que vas a venir
ni iré
porque, sinceramente,
hace frío
y
me duele la cabeza
y no veo de noche,
y mucho menos de día.

Y buenos días.

Muy bueno días
y ves sonreír al mar desde tu ventana
y sonríes tú también
y me trago la teoría
y tiro la toalla con la práctica
y aquí tumbada
mientras trago humo
te veo.
Así,
a oscuras.
Porque el ser humano es maravilloso
y yo
aun más.

No hay prisas
y tampoco libertad.
Quieres que te diga que esa es mi conclusión
pero desde hace tiempo soy muda.
Sé que no te diste cuenta.
Yo tampoco.

Así será aun más bonito
cuando despiertes y con el humo del primer cigarro
del día
te dibuje
un
buenos días
gris
que se difuminará.

Como tú
y
como yo.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.