miércoles, 11 de marzo de 2009

Pestañas.


Anoche soñé que me bebía tus pestañas
y tuve que tirar la copa
y el resto.
Soñé que quizás fueran también tus lágrimas.
Que estrujaste tus ojos hasta olvidarte las penas
en aquella copa
que por casualidad yo pedí.

Y con todo esto
esta mañana amanecí
con una pestaña en la boca.
Seguro que a escondidas viniste
para recordarme que más que todo
está lo del medio también.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.