martes, 21 de abril de 2009

Ene-a-miga mía.

Del infierno hasta aquí queda un paso.
Una enorme línea roja rozándote los labios
y bajando, el sur.
No espero que me entiendas cuando digo
que prefiero seguir empañando cristales,
dibujando futuros, emborronando presentes.

Empalagarnos de lujuria,
ser dulces y amargarnos las vidas.
Y así te digo, que me tengo miedo
y empezarás a temerme.
Y te diré que me tengo asco
y empezaré a darte asco,
o quizás querrás ser espejo
y del revés contarme
todos los defectos que me hacen
ser tan yo, tan a tu lado.

No encuentro la manera
ni la postura adecuada
para enfrentarme a lo que me sucede
y pido,
porque lo estoy pidiendo a gritos,
que pase algo ya
antes de que empiece a hacer el idiota,
como de costumbre.

Suenas tan bien que no voy ni a intentarlo.
No me voy a tropezar a sabiendas de,
ni me dejaré la piel en el intento.
No te voy a perseguir.
No, esta vez no.
Destruirlo todo, ya sabes.
Pensar no,
no saber absolutamente nada y aun así,
mira,
estás en un poema de estos
de los que no me siento nada orgullosa,
pero mientras,
tú bajas hasta abajo
para luego llegar tan alto como quieras.

Solo existe un límite. El orgasmo.
Rozar el cielo con los dedos.
Supongo que por eso siempre habrá un cielo encima de mí
y debajo,
al sur, estarán siempre tus infiernos.

Escaparme antes de ver como me venzo yo misma.
Ser mi propia ene-a-miga,
me estoy destruyendo por querer destruirlo todo
y no creo que haya sonrisas capaces de superar esto.
Está claro,
necesito correr, lejos, como siempre, como nunca.
Irme y morirme de asma y vivirte.
Encontrar al amor en unas de mis tantísimas vidas y volver,
con otra cara, otras piernas, otros pulmones
y fumándote.
Fumándote esperaré el infierno que yo quiero.
La línea roja que roza tus labios
ahora roza la mía
y ya no hay vuelta atrás.

Es hora de irse cagando leches.

1 comentario:

poch dijo...

hacia mucho que no escuchaba lo de "cagando leches"xD
un beso!


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.