sábado, 15 de agosto de 2009

El final del final.




Quizás el no respirar solo sea la respuesta
a todas las incógnitas que ya me sé de memoria
y aun así,
teniendo o no las respuestas
me sigue costando inflar pulmones y tirar pa'lante.

El meterme dentro de mi propio vacío
para protegerme
y decir,
necesitar
a alguien que no tenga ni idea
para encontrarme.

Quizás en los ojos distantes de la psicología
aplastante del ser humano,
quizás dejando de creer en todo lo que me falle
tarde o temprano.

Hace tiempo que no sonrío mirando al cielo.

Aun así,
Sigo queriendo que llegue el día
en el que el tiempo se acabe
y entre extinción y extinción
descubrirme esperándote.
No hay nada que haga mejor
que el idiota
y perder el tiempo siempre fue mi punto fuerte.

Quizás sean las horas o las ganas de mandar a la mierda
todas las excusas tras las que de día me escondo
o
haya hablado demasiado esta tarde
sin haber escuchado ni una sola palabra a nadie.
Necesito encontrarme
pero por mucho que chille aquí dentro
no voy a tropezarme con ninguna horma de mis zapatos.

Entré descalza para no hacer ruido
y ahora el silencio me está dejando completamente
sorda.

Entonces cierro los ojos y me imagino como sería
una vida
de la mano de semejante semejanza.
No puedo.
Un día que llegué con hambre a casa
me comí la imaginación que me quedaba.

Quizás me esté dando cuenta de las demás limitaciones
que no dependen de mí
o sí.
El no poder arreglar un mundo
que ante el pesimismo del resto
yo le pintaba sonrisas en los cielos.
Quizás me esté creyendo demasiado el papel
de tener una personalidad camaleónica
y sea todo lo que pinta mi piel
lo que soy en realidad.

Lo único que no dudo
es que me busco y no me encuentro.
Necesito un hueco en mi hueco
para ver el infinito
y poder consolarme al menos.

Quizás también me agobie de ti
y no sepa cómo hacer mi vida
al lado de otra vida
como la mía.
Odiar al mundo como un juego,
ponerle número a las personas
y deshumanizarlo todo
para no sufrir tanto.
Quizás eso solo fuera al principio.

Porque quizás antes no supiera cuál iba a ser el final.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.