domingo, 13 de diciembre de 2009

La media de las medias.

Resulta que me gusta desnudarla y que no se distingan sus piernas de las mías, y que me diga todo con la voz y yo todo con la mirada.

Resulta que las locuras nunca habían sido tan dulces, tan enfermas, tan descontroladas. El tiempo y qué tiempo, y las sábanas, y medir mal las distancias y por eso terminar en el suelo.
Pobre.

Y resulta que me he vuelto loca de amor, y creyente las veinticuatro horas del día y resulta también, que disfrutar es un eufemismo.
El deseo, el que me digas "Fóllame" y que... qué quieres que te diga, el invierno es lo que tiene, y el tiempo que no es tiempo si te das la vuelta mientras yo te aprieto contra mí.

Y resulta que a pesar de todo y todas las cosas que sucedan, voy a estar aquí, queriéndote de improviso como la primera vez que nos vimos de verdad, con la boca cerrada, y mirándonos, de verdad, sonriendo.

Y eso.

Que mú hacen las vacas y si quieres te lo explico luego… Mú mú mú.

1 comentario:

Srta J dijo...

Eso no es follar, es hacer el amor.


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.