martes, 19 de enero de 2010

Big.timo

Esta soy yo.
Hago chistes horribles sobre catástrofes naturales y me río de la gente que muere en el mundo. Soy una jodida elitista, soy una jodida clasista, soy una jodida capitalista y me importan más las apariencias que ninguna otra cosa.
Por eso supongo que me cuesta tanto deshacer cualquier cosa. Me da pereza tener que estar dando explicaciones. Hacerme la dolida y a mis adentros pensar que quizás la culpa fue mía.
O no.

La verdad es que ahora mismo pienso convencidamente que esto no fue mi culpa.
Podía haber vivido muchísimo más tranquila si no me hubiera dejado vencer por el jodido sueño americano, la verdad. Me podía estar ahorrando toda la mierda que me rodea ahora mismo con solo decir un “lo siento, pero no busco esto ahora mismo”.
Pena la mía, de haberlo buscado y haberlo querido.
De haber llegado hasta el final. De tener celos y no saber por qué. De tomar decisiones que al fin y al cabo nadie hace caso. Pena de ser tan como soy.
El gran timo de la historia.

Y ojalá nadie más consiga saber como soy realmente en mi vida.

No es bonito para mí. No me siento orgullosa de ello, es más daría por mi vida por cambiarlo pero a veces estas cosas cuestan demasiado.
Y debería hacerlo sin necesitar nada a cambio pero es muy duro intentar cambiar para que todo vaya a mejor y que alguien te estropee las jugadas constantemente.

Y me da rabia estar tan enfadada porque no te voy a echar de menos, no te voy a querer, no voy a necesitar de ti, hasta que un día me reconozca que te voy a echar de menos, te voy a querer y te voy a necesitar siempre.
Ese supongo que es el otro gran timo.

Enamorarse o algún sucedáneo de esto. Ni siquiera sé si te amo de verdad o es solo pura costumbre a no estar sola de nuevo.
No debería renegar de mí. No debería sentirme mal por ser como soy. Yo, en mi individualismo medieval, era mínimamente feliz, y las tías me importaban una mierda.
Ojalá todo vuelva a ser como antes.

Todas putas y yo la que más.

Fin de la conexión.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No cambies


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.