lunes, 25 de enero de 2010

De lo general a ti: ver.te




A veces ver se trata más de sentir
que de un simple ejercicio automático de nuestro cerebro.
Que en parte está bien decir que ver es sentir
y todo lo que nos evoca el tener cosas en frente,
el ver derrumbamientos
en un solo gesto facial,
en gestos que, cállate, ya te lo explico luego.

Pero me refiero a ver dentro, supongo,
voltear los ojos
y mirarse nervios y arterias
y darse cuenta de que
quizás la química si lo fuera todo
pero no el resto que hace falta para que el ciclo vital
del mundo
siga su curso natural.
Como consecuencia, forzamos situaciones
y nos gusta tanto como si sale bien como si sale mal
porque aprendemos y ganamos
o perdemos pero somos más fuertes y más valientes
o en mi caso
más cobardes pero más cabezotas.

El caso es que
muchas veces me descubro semirrindiéndome
porque hay muchas cosas que no sé explicar,
que entiendo
y no puedo cambiar.
Y veo. Veo en tus ojos los míos
y me peino para estar guapa para ti, para estar guapa para mí.
Y sonrío, tengo los dientes sucios de comerte
y aun así sigues llorando a veces
pero también yo sigo aquí,
aunque me cueste sabiendo que por tu mente pasan
casi tantas cosas como por la mía.

Ver el miedo porque me tiemblan las manos
y no porque el estómago me esté dando un vuelco.
Ver alegría porque no hacen falta palabras muchas veces
y eso me hace bien
porque odio hablar menos cuando tomo café,
como ahora que tengo un examen
y me espera una noche larguísima
y aun así,
me hace gracia que te guste por esos detalles
que ni me doy cuenta
ni los hago para demostrarte nada.

Cuando fluye, el amor, es mucho más bonito.
Supongo que por eso, de cualquier manera,
incluso forzando situaciones
siempre consigo ver lo hermoso de esto:

Tú.

1 comentario:

papo dijo...

que bien sales en esa foto anita ¬¬ jjajajaja pareces un pirata desdentado.
y aunque te quejes porque te crees que no le preste atencion al mensaje en si...te callas quel punk
:) <3


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.