martes, 9 de marzo de 2010

Simetría.

De par en par tus lunares.
Dos ojos, dos bocas.
Es lo que pasa cuando nos acercamos.

En lo asimétrico a veces encuentro
un poco de sentido.
Hay guerras en las que se puede perder algo más
que la vida.
Partes iguales, exprimiéndose
entre distintos brazos,
comiéndose las unas a las otras
me he encontrado con un dolor dulce.

Hay finales que prevés desde que los ves a lo lejos
y aun así hay esperanzas amarradas al alma:
Las cosas no pueden suceder así.
Lo predecible, en cierta medida me gusta
y
el descontrol de tus palabras,
cómo te mueves por todos lados,
pensamientos tuyos y de nadie más,
se compensa con


ese par de lunares.

Hemos ido surcando caminos paralelos,
y entre profundidades,
me veo con el agua hasta el cuello
muriéndome de sed.

Es de cobardes, ya lo sé.
Pero a veces es más fácil olvidar en la distancia
que mantenerte viva
a lo lejos, cuatro ojos, dos bocas.

La simetría. Paralelismos.
Quizás todo sea una señal universal.

Ver y no tocar.

2 comentarios:

papo dijo...

podian ser lunares de ojitos como los de figuito, lunares de patitas como las de pesadilla, lunares de panza como los tuyos...pero no! teta. eres mas boba tu! y yo retrasada mental que todavia te pregunto...que lunares exactamente? :)

papo dijo...

te quiero...al estilo clasico


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.