jueves, 13 de mayo de 2010

Señal.



Cuando pensar no basta.

Es mejor callarse,
abrir los ojos,
cerrarlos.
Sentir.

El viento,
el frío, ahora en mayo.
Los latidos.
El torrente sanguíneo.
Las ganas
de todo y más.

Ser la poesía
o los restos de sudor
de tus sábanas.
Ser el tiempo que nos falta,
que nos folla.
Estar escondida debajo de las mantas
como las agujas del reloj.

Ser analógica en este mundo digital,
ser persona
en este mundo
tan impersonal.

Cuando pensar no basta
es mejor callarse
y dejar que las palabras solas
lleguen hasta su boca.

Tragas saliva,
eres preciosa.
Me tragas contigo.
Nos digerimos,
nos dirigimos
al mismo sitio.

Cuando sientes esa corazonada,
tienes que agarrar todo lo que tengas a mano con fuerza
y no dejarla escapar.
Nunca me dieron miedos tus silencios.

Señal.

3 comentarios:

Butterflied dijo...

Buá, me encanta, Ana. Aunque siempre te leo no te comento en todas las entradas, pero es que esta se lo merece.

Disléxica-i-reversible dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa tuuusss piiiieeessss!!!!

Ayo dijo...

"nunca me dieron miedos tus silencios"

:D


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.