lunes, 3 de mayo de 2010

Volver.



Tengo ganas de que los recuerdos
y las imaginaciones
se vuelvan corpóreas.
Simples instantáneas de la infancia viviendo el día a día.
Protagonizar todas esas historias de las que hablas sin parar,
saber conducir mal
para estar en tu boca en forma de anécdota.
No te voy a enseñar jamás cómo se hace,
primero, porque es difícil explicar cómo querer tanto a alguien,
tan torpemente, con tanta vehemencia, con tanto ímpetu
y segundo, porque creo que jamás lo entenderías.

Creo que nadie lo entendería a menos que fuera capaz
de ponerse en situación:
Oye, sal a la calle, enamórate e intenta que todo vaya bien
cuando todo va mal.
Sería fácil entonces hacer que la gente lo entendiese:
Ah, sí, ya sé de lo que me hablas.

Aunque prefiero no hablarlo.
Estoy genial, te echo de menos pero mañana volverás.
Aun así me persigue ese miedo de no saber
si todo volverá a ser como siempre.
No quiero cansarme, ni enfadarme,
ni sentir que no estamos a la altura.

Es ese afán de protagonismo que me caracteriza.
No quiero ni pensar cómo sería mi vida
haciendo como si nada.
No creo que sea capaz, pero sé que lo soy
y eso es lo que más me molesta.

Por ahora todo bien.
Aunque hayas cambiado un poco,
porque tu pelo está más largo,
tu habitación un poco más recogida,
tu ropa es más nueva.
Aunque no te aguantes a ti misma,
a los agobios,
a los noséquéhacer y por eso no hago nada.

Me niego muchas veces a que las cosas que puedo seguir manteniendo
iguales en mi vida cambien,
pero tú vas a volar demasiado alto
y creo que eso me va a gustar a la larga.
Verte tan arriba, sonriendo y siendo feliz.
Esa será mi felicidad.

Por mucho que me sienta como una mierda.
Sé que has conseguido cambiarme por completo
y lo mejor de todo es que
yo estoy viendo cómo lo haces tú.

Por eso de que ya no digo tonterías,
ni hay cosas mejores que mirar cuando te estoy hablando
de cosas importantes.
Porque te dije que volvieras a ser la de siempre
y lo has hecho.

Gracias.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.