martes, 29 de junio de 2010

Cambiar.



Cambié lo bonito por lo feo, lo pequeño por lo grande, el universo por mi cama, el amor por el odio,lo suave por lo áspero, lo eterno por lo efímero. Cambié mi vida, mis palabras, mis pensamientos, mis manos, mis ojos, mis gustos, mi música, mis cosas, las cosas, tus cosas.
Cambié las formas, los lugares, los caminos,
el mapa de siempre por el de ahora,
el tuyo.

Mi familia,
las patitas,
las torpezas,
los nervios,
la inseguridad,
la certeza,
la vida,
mis labios por los tuyos
y
los
de
nadie
más.

Lo cambié todo
en una mudanza
de la que me está costando recuperarme
porque
vivo en una caja
que es un sobre en realidad
y que no es verde
sino rosa fucsia,
y no es una casualidad
y tampoco era lo más bonito ni lo más genial
pero es diferente.


Cambié y aun no sé si salí ganando
o me tomaron el pelo
pero
que linda estabas cuando estabas
y que
bonita cuando te pones fea
y cuanto te odio cuando te quiero tanto
y
cuanto cansancio
cuantas más fuerzas tengo para ti.

Y cuantas marcas dejamos al entrar
y cuanta suciedad
y cómo voy a olvidar todo esto
que es aquello ahora mismo
pero
sinceramente
estás tan dentro
que pareciese como si lo viéramos de fuera.

¿No te parece?

Estos casi nueve meses
que me han parecido toda mi vida
que ahora es la tuya
y la de nadie.
Y el principio que ahora es final
y

que te despiertas para decirme que lo de anoche
fue increíble,
pero, joder…
increíble es verte despertar a mi lado
en medio de un cuarto a medio pintar
y recordar
que
ese pequeño instante
no se llama felicidad.

Se llama
cambiar.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.