viernes, 11 de junio de 2010

El problema.

Tengo un problema que no sé muy bien
si es una desventaja de verdad o una ventaja genial.
Me olvido demasiado rápido de las cosas.
Y no sé si eso es bueno o es malo
pero a veces una piensa que se es mucho más feliz así,
por si acaso me muero de imprevisto (qué tontería)
y me quedo con todas esas cosas malas que por suerte
se me dan tan bien olvidar.

Y todo el rato quiero todo contigo
pero me das rabia
porque tú todo el rato no quieres nada conmigo.

Y por eso tengo un problema
menos con los buenos recuerdos.
Que te quiero
por lo imposible.
Que te quiero mi amor
porque ya se acabó.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.