sábado, 19 de junio de 2010

Esto es un temazo.



Ella paseaba por la calle,
yo la iba a conocer del todo.
Estábamos en una azotea y el viento hacía bailar los trozos de tela blanca.
El suelo era rojo
y se veía casi toda la ciudad.
El sitio donde nos conocimos,
las cosas que nos fuimos diciendo.
Ahora me pregunto que pasará cuando se nos acaben las palabras,
las preguntas.
Me volveré a poner histérica, nerviosa
y volveré a decir que esas cosas jamás las había sentido antes.

Supongo que es cada persona la que te hace respirar a un ritmo distinto.

Teníamos todo el tiempo por delante y ya me moría de ganas por gastarlo. De enseñarle un par de trucos
sin que se asustara
y esperando es como llega la gente
hasta la paciencia.

Me va a costar estar en silencio de nuevo. Me va a costar todo lo que construí hace tiempo. Pero están todos aquí y por las mañanas me siento triste
por las cuentas atrás,
las cervezas de más.

Comprender que si hace falta estar mal un rato para estar bien el resto del tiempo
hay que hacerlo, cueste lo que cueste
y
todo está rodeado por cosas que me sobran.
Todo está rodeado.

Anoche soñé que entre montones de ropa
me empujabas.
Me agarraste de la nuca y no paraste de besarme
hasta que desperté.
Estabas increíble.
Aquello fue increíble.

Tengo una canción guardada para ti.
Te la tengo que dar
cuando descubra
cómo voy a conseguir todo esto
que no he dicho
pero que
me hace desperezar el alma.
Por la mañana, en la ducha.

Y es un coñazo, pero es el coñazo que me va a hacer más fuerte
y
más
grande.

2 comentarios:

ayopiensaveces dijo...

Menudo Coñazo más bonito :)

Srta J dijo...

"Supongo que es cada persona la que te hace respirar a un ritmo distinto."


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.