sábado, 10 de julio de 2010

Entre tirones de camiseta y goles de Puyol.



He estado dando vueltas en los mismos círculos
durante años.
Buscando quién de verdad merecía a quién,
si fueron reales las pieles que conquisté
y si de verdad monté campamento o solo fui tormenta
en tierra de nadie.
Ir caminando desierto a través y encontrar de vez en cuando
algún oasis donde meter la cabeza.

Dando vueltas sobre la línea imaginaria de siempre,
tropezando en piedras homólogas.

Y anoche estabas a mi lado
dándome tirones de camiseta
para que saliera de todo el vicio del que me hablabas,
y aunque yo supiera que a ti te pasaba igual
también creí que te necesitaba allí
tirándome de la ropa
y diciéndome que si me tenías que pegar lo harías
aunque luego me pusieras el hielo en la cara
y
te lo agradecí.

Es ese sentimiento de no haber vivido eso nunca,
de esa manera no.
En un escalón, de un tropezón
me sacaste al cuadrilátero
porque la vida era luchar contra una misma primero,
o algo así.
Y me quisiste en ese momento,
después de tenerte miedo,
después de querer tirar por la borda
los puñetazos que me merezco
si no vuelvo a ser la de siempre.
Estabas allí y me gritabas con fuerza
porque
la amistad a veces es dolor y es rabia
y es sufrir.
Y a veces es ver un partido de fútbol juntas.

Sabes?, la vida es todo el rato lo mismo
y por experiencia sé que las cosas no suelen durar
todo lo que una imagina.
Pero mientras el tiempo pase,
todas las cosas tuyas y mías
seguirán estando ahí.
En tirones de camiseta y goles de Puyol.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.