jueves, 26 de agosto de 2010

Cáscaras de filosofía.



Cuando dices eso de fluir y la gente te llama jipi
o
que las cosas pasan por alguna razón
y hay quien mata por esa filosofía.
Como dice Drexler, todo se transforma
solo que
muchos estamos acostumbrados
a
la generación espontánea
y no.

No van así las cosas.

Te prometo que si tuviera dinero,
esta ronda la pagabas tú.
Hay puntos en la vida de las personas
en las que se las ha exprimido tanto
que solo queda
la cáscara.

Que me cuentes tus movidas
y me suene tanto que busque el botón de
saltar pista.
Quiero bailar, quiero follar,
quiero beber y drogarme
y tú no estarás ahí para verlo.
Será una especie de clímax decadente
pero me lo pasaré muchísimo mejor
que corriendo tras un tranvía
para al final arrepentirme de todas esas decisiones
que
transformaron partes de mi vida
en
cáscaras.

De todos modos,
con el optimismo puesto encima,
las cáscaras alimentan a animales,
sirven de abono a las plantas
y
en consecuencia,
oxígeno,
alimentos.
Transformación de toda la basura
en una lección en la que esperas no volver a errar.

Y si las cosas no ocurrieran como están previstas
sería igual, sería lo mismo.
Enserio, te lo prometo.
Pero si
las cosas que ocurrieran fueran distintas
y
supiéramos llevarlas
nada sería igual.
Enserio, te lo prometo.

1 comentario:

Disléxica-i-reversible dijo...

y aparte d eno errar c-errar y ya esta, que en filosofía tambien se pasa página xD


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.