sábado, 25 de diciembre de 2010

El antitodo.


No me quiero llevar bien con nadie.
No quiero estudiar nada.
No quiero saludar a gente que no conozco.
No quiero tarifa navideña en los bares.
No quiero esperar durante un día entero.
No quiero dejar de escuchar el tiburón
No quiero que me duela la barriga cuando ceno mucho.
No quiero oír a mi madre diciendo lo cansada que está de las navidades.
No quiero levantarme llena de mocos por la mañana.
No quiero tener el "síndrome".
No quiero que mis amigos hagan más caso a una puñetera blackberry que a lo que les rodea.
No quiero echarla de menos.
No quiero pensar que por crecer lo justo sería dejar de ver lo bonito de las cosas.
No quiero que mi madre me transmita su mal rollismo.
No quiero enfadarme con mi abuela.
No quiero gastar más dinero.
No quiero.

Y si cambias el orden, antitodo es antídoto.


=)

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.