domingo, 13 de febrero de 2011

Diferencial.

Poco tiene que ver lo que hay en mi cabeza
con lo que veo después fuera.
Ni yo soy yo.
Ni ese espejo dice la verdad.

Para mí que algo no encaja. Para mí que algo no va bien.
Al menos, del todo.

No lo sabíamos, pero la adolescencia se puede extender hasta bien entrados los veinte (y los treinta y los cuarenta).

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.