martes, 22 de febrero de 2011

Erosiones.




Te has perdido tantas veces entre mis mareas, que ya no sé a quién estoy viendo. Pasa con los callados en el mar. Te has desgastado tanto que ya no hablo con la piedra que fuiste y a quien quise, sino con la desgastada e irreconocible que, aunque me cueste reconocerlo, ha terminado siendo como el resto de piedras del mar.

1 comentario:

ayopiensaveces dijo...

perfección define este escrito! Increíble.


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.