miércoles, 30 de marzo de 2011

Dices digo

Aunque duela mañana, por si aun no lo sabes.

Tayler

He tenido la libertad entre mis brazos y por cosas que pasan siento que cuanto más me alejo de ella más encarcelada me siento.
Es fácil decir que nos tenemos. Fácil dejar de sentir los latidos ajenos cuando solo somos capaces de escuchar el tamborilear de los nuestros.
Al
unísono.
Dices que hay cosas que no sabes explicar. Digo que todo tiene explicación si se trata de estos temas. Si es algo que sale de dentro, debe entonces, salir de alguna manera. Y tú me dices que los sentidos se quedan mudos a veces y yo insisto, ¡existen las señas!
Con las manos o con los pies. Pero sé cuando me miras que no mientes cuando me dices que
hay cosas que no sabes explicar.
Yo te entiendo pero me cuesta ocupar estos vacíos legales con silencios. Aunque desde el principio contigo los silencios fueran pensamientos acerca de los sillones de Ikea y esas cosas.
¿Crees que los animales pueden querer?
Hay sentimientos que están en otro tipo de frecuencia auditiva, entendible.
Lo que más me molesta es saber que

nunca
mientes.
Si lo hicieras, si lo descubriera, al menos ya tendría un motivo para sentirme lejos cuanto más libre y al revés. Al menos sabría que de un modo u otro hay una explicación.

Dices eso del amor de nuestras vidas. Aun conservo aquella proposición, en una esquina rota de unos apuntes. Conservo cada una de las proposiciones que en cualquier lugar nos daban la razón
pero
quizás exista en otra dimensión el inverso o quizás el tiempo solo está esperando a que llegue hasta ella.
De cualquier modo, el día que quiera dejar de andar sin ti
creo que no voy a saber explicar por qué suceden ciertas cosas y como a ti, ni las señas nos entiendan.
Eso de la chica de tu vida, eso de que el resto espere a que algo que no se puede romper encuentre la fórmula para vivir
de algún modo
mejor.

Dices que las cosas no sirven si no se sienten intensamente
y entonces me enseñas ciertos umbrales que quizás para los demás sean difíciles de sobrepasar.
En mis sueños, si me lo propongo, eres capaz de tener las piernas más largas del mundo y para unas piernas así es muy fácil superar cualquier umbral que se le ponga por delante.

Y es todo esto lo que me va encerrando.
Las razones por las que debo ser libre son las mismas por las que entre mis brazos
tú eras mi libertad.

Y es difícil de explicar pero
intento que en algún lugar de mi cabeza
haya
siempre
una estrategia,
un plan
y
algo con lo que ocupar las horas
y en consecuencia,
las manos.

Dices eso de ser para siempre y yo digo que hay para siempres que duran una eternidad
y como no sabemos cómo explicarnos las cosas sin querernos o hacernos daño
nos revolcamos en libertades de otros mientras escuchamos canciones que nos acerquen
y entre mar y mar
perdona
pero esto es
un
océano.

martes, 29 de marzo de 2011

Ineffabĭlis



A estas alturas del mes es difícil distinguir qué es cada cosa
y
no quiero vivir más allá de los recuerdos
pero
quizás hay más besos después de los nuestros,
más brazos donde refugiarse en época de vacas flacas,
más paredes de colores
y quizás los colores ya no estén en mí
para cuando vuelvas.
Quizás la que se marcha soy yo
pero contigo a cuestas,
a modo de maleta.

Te llevaré conmigo hasta que mi piel decida
cambiar de estación.

Es difícil distinguir
qué es cada cosa
y
veo en las pupilas de la experiencia
el dolor
y el vacío
y las ganas de morir amarrada a un cuerpo
que sigue siendo mío
a pesar de las tormentas.
Veo cómo he ido anestesiando el pensamiento,
acostumbrando a los ojos
y pasando por alto según qué recuerdos.
En aquel parque, en aquella biblioteca.

Quizás me leas y no entiendas nada
y quizás te consuele saber que por mucho que lo intente
yo sigo sin entenderlo.

Las injusticias no solo hablan de muertes
ni de hambre
y es triste
pero esto tan injusto
es lo que
me quita el sueño,
me quita las ganas.
Es estar restándome continuamente
a lo que quedaba de alma
tus sonrisas y todo lo demás.

Me sé un par de canciones
y no de memoria.
Acordes a veces
erizan pelos.
Desde el principio de la espalda
hasta la nuca
pasando por los brazos.
Algo así pasó aquel octubre
en el que un truco barato
me hizo caer en la peor de las trampas,
en la mejor de las vidas que me están tocando
vivir.

De esas vidas que te decía
que íbamos a poder vivir juntas
después de buscar sin encontrar
la perfección del día a día.
Me portaría mal el resto de mi vida
si con eso consiguiera volver
a ti
al abrir los ojos cada mañana
en cada cuerpo nuevo.
Y no cerrarlos como aquel octubre
porque estabas cerca,
sin camiseta
y es de esos trucos baratos
que agradezco que utilizaras conmigo.

No sé qué será lo que tienes
que aun muerta de miedo,
muerta de frío.
y muerta de todo,
me hiciste sentir tan viva.

Te lo dije a ti
y se lo intenté explicar a las demás.
Los colores brillantes,
las cosas que se mueven por el aire,
ser un gato,
tener ojos de gato,
garras de gato.

Treparte
y
ahora mismo puedo
si quiero
imaginarme a tu lado
por un momento
pero
dueles.

A esto se le llama tolerancia.
Me he acostumbrado a no nombrarte,
a no pensarte
e
incluso a no quererte
pero

nadie sabe lo difícil que puede llegar a ser
el
desengancharse
sin haber probado antes

ese subidón

del primer abrazo

después de todos los anteriores.

domingo, 27 de marzo de 2011

Partículas de futuro



Con los dedos del futuro
voy a agarrar todas esas partículas
que dicen que existen.
Hay partes del cuerpo que viven
en el pasado,
otras duelen ahora
y lo más distal de mí
dicen que puede sujetarse al futuro
y traerlo de vuelta
al presente de mi pecho.

Cambio mis nostalgias
por partículas de futuro.

En mi cabeza viven sueños
que entiendo que serán hechos realidad.

Antes escribía
que llorar es una forma más
de
vomitar.

Sea lo que sea
hay sustancias que el cuerpo no está preparado
para soportar
y
la tristeza es igual de tóxica
que cualquier copa de más.

No sé muy bien
cuál es la medida de tiempo más pequeña
pero dicen
que es en ella donde navegan
nuestros destinos.

¿Te imaginas poder ralentizarnos?
Poder vernos desde fuera,
por un momento
y cambiarnos.
¿Te imaginas?

Y ahora que lo haces,
atrapa esa sensación
y vívela
como si al siguiente segundo
tuvieras que explicar cómo se siente
siendo
en definitiva
feliz.

En definitiva
siendo lo que en el presente
no somos capaces de creer que somos.

Con los dedos de futuro
estoy abriendo mi cama,
me estoy metiendo en ella
y creo que ya empiezo a soñar
que sueño contigo.

Con el yo del futuro
que soy en el reflejo
de muchas pupilas.
Con el tú del presente
que me está tocando
entender.

sábado, 26 de marzo de 2011

gente


Gente que solo es así con otra gente,
gente con la que dormir,
gente con la que discutir,
gente con la que dejarse crecer el pelo,
gente con la que solo se es de verdad
una vez.

Gente como tú
y como yo
y como nosotras

solo la encontraré
en mis recuerdos,
en tus olvidos.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Guerrillas.



En una guerra cuantos más frentes abiertos haya peor
pero
en este caso
cuantos más frentes abiertos haya

m e j o r.

lunes, 21 de marzo de 2011

Procesos enzimáticos



Lástima que seas de ese tipo de personas que cambia a los demás. Como una enzima.

-Odio esas personas que dicen “picsa” en vez de “pitsa”.
Pienso en voz baja cómo lo digo yo
-“Picsa” digo… “pitsa, pitsa”

Desde entonces mi metabolismo cambió
para siempre.

PROCESO ENZIMÁTICO: Cualquier reacción o serie de reacciones químicas catalizadas por una o varias enzimas. Una enzima es una proteína que actúa como un catalizador altamente sensible y permite que ocurran reacciones rápidas en las células vivas bajo condiciones fisiológicas.

sábado, 19 de marzo de 2011

Ensoñaciones II

Anoche soñé con tu culo.
Íbamos caminando y nos parábamos y yo te lo agarraba y ponías cara de sorprendida
pero luego sonreías.
Anoche tuve el mejor sueño que he tenido desde que te fuiste
por primera vez.

jueves, 17 de marzo de 2011

***

No sé qué me pasa
que
no me pasa nada.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Preguntas frecuentes.



La humedad siempre hace oscilar considerablemente la temperatura
y si te mojas en estos días es posible que no puedas dormir en una semana. Esos pies jamás volverán a ser los mismos.
También pasa con el calor cuando a cuanta más agua más parece una ahogarse con el aire.

Una cuestión:

¿Es la humedad como concepto
o
el agua en sí misma
la que o bien en la calle a 13º o bien en la cama a 40º
nos hace cambiar de gradiente
de pegarnos al calorcito de un cuerpo
a arrimarnos al frío pared del verano?

Otros temas de interés (propio):

¿Duele el aire, el frío o la ausencia?
¿Duele el deseo?
¿Duele algo que no puedes ver ni tocar?
¿Cómo es posible que duela algo que no altera tu sistema nervioso periférico?
¿Duelen las cosas que no se dicen?
¿Lo hace el momento perfecto desperdiciado?

¿Por qué ya casi no me dueles?
¿Puede este frío congelar ciertos sentimientos o es que soy de fácil habituación?

El caso es que ya ni siquiera me motiva el hecho de que pueda existir una dosis más alta, peor. Letal.

¿Es malo volver a tener recuerdos propios?
¿Hasta dónde pueden llegar ciertos impulsos?
¿Es un mito eso de no hay dos granos de arena iguales?
Y si los hay… ¿Podría existir la casualidad de que se encontraran en el mismo punto?
¿Qué es una casualidad?
casualidad.
(De casual).
1. f. Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.
¿Entonces por qué nos empeñamos en evitarlas?



¿Lloverá mañana?
¿Seguro que tengo todos los papeles que necesito para X gestión?
¿Podemos coincidir tantas veces en tantas cosas diferentes y no empezar a querernos?
¿Empezar a qué?
A querernos.
Pasa con algunas personas. Se llama feeling.
Es como decir en español que existe conexión, simpatía, empatía.
Cumplir en el mismo mes, pensar igual al mismo tiempo.
O saber conocernos.

¿Es ir a tientas el mejor método de aprendizaje?
¿Puedo tentar?
En ese caso, ¿El qué, hasta dónde?

El caso es que pensé que era el calor lo que hacía que las cosas se reprodujeran pero contra todo pronóstico hay virus o bacterias que crecen mejor con el frío.
Suerte que tú no eres de esas aunque te tenga, algunas veces, en mi garganta, junto a todas mi cuerdas, todas mis venas, todas mis cadenas de pensamientos.
Suerte que a fuerza de ponerme enferma me he inmunizado.

No sé si contra ti, esta vez, o si por el contrario por fin he entendido que tenía que ser contra mí pero

¿Es la humedad un concepto
o solo una bonita metáfora
del deseo, la ausencia o la espera?

De cualquier manera, el problema de estas islas es que al frío lo acompaña la humedad como al calor las mareas.

***

Hay algo en el ambiente
pero...
no sé qué puede ser.

martes, 15 de marzo de 2011

Grandes y largo


Ojos grandes
pelo largo
al menos, una sonrisa
bonita.

Normalidad
sin rozar si quiera la estereotipia.
Inteligencia
brillante y de colores.
Bonita, al menos una
sonrisa.

Lo demás con el tiempo se arregla,
pero eso
me lo apunto.

Que de vez en cuando aparezca,
cosas que no me espero,
la música que jamás escucharemos.

El desconocimiento,
descubrir
todas las cosas de este mundo
y
el mundo que todos tenemos dentro.

Conocer más
conocer mejor.
Nada de lo que digamos tendrá sentido
si al menos una vez no has tenido ese impulso.

En la otra punta del universo
qué estarás haciendo ahora mismo.

Ojos grandes,
pelo largo.
Con los años una va conformando
el prototipo de persona que le va a romper el corazón
al fin y al cabo.

Los años, con el tiempo
aprenden a tratarnos
quizás cómo nos merecemos.
Aprender todo cuesta un rato.
Vamos a esperarnos sentados,
hace frío, casi helado
y lo mejor es que
no quiero moverme ni un poquito.

Todas las personas que pensamos
que serían importantes siempre
y sus rencores correspondientes.
La memoria la diseñaron unos alemanes.
Estamos hechos para olvidarnos
sobre todo
de lo malo.
¿Qué sentido tiene eso?

Vivir sin guardarnos nada, supongo
excepto lo que realmente sabemos
que no
nunca
podremos olvidar.

Las grietas que te tengo
se llenarán de ojos grandes y pelos largos
pero
en el fondo
¿sabrás realmente todo lo que te quiero?

Esas cosas nunca se piensan del todo
hasta que te sientes sin ese trozo de ti
que una vez fui
y vuelves.

¿Cómo será el día en el que sepa
que ya no te tengo?
Porque, siempre, en el fondo
nos hemos tenido
pero y si
un día despertamos
y al unísono
en vez de un volver
lo que se nos ocurre escribir es un
marchar.

Tenerme bajo la piel al final
no me va a hacer ni más fuerte ni más grande.
No me va a hacer estar ahí contigo,
ni va a hacer que me sienta parte de algo.
La parte de ti a la que pertenezco
está en mí
y eso es lo que realmente importa.

Ojos grandes y pelo largo
esto no iba por ti
pero al final nos hemos salido con la nuestra.
Apareciendo siempre una y otra vez
en medio de la zona cero.

A veces para limpiar las heridas
hace falta dejar que se infecten.

Me alegra haber dejado atrás
todo aquel rollo de heridas y cicatrices.
Me alegra saber que no perteneces al resto
sino a mí
y que mis mejores poemas
siempre salen de lo peor de nosotras.

Eso significa que no está dentro
sino
y solo
fuera.
Aquí, haciéndome compañía
hasta
que al unísono descubramos
que aquellas promesas ya no hacen falta
ser cumplidas.

Ojos grandes, pelo largo.
Muy largo.

lunes, 14 de marzo de 2011

Pensamientos por minuto.

Veo llover la música.
No me entero del resto.
Hace tiempo que aprendí a predecir mis miedos.
Aun así, hay algunos que me gustaría experimentar.

Ahora mismo suenan truenos, lo sé porque noto las vibraciones.
No es en ti en lo que pienso.
Pensamientos.
Últimamente no muchos.
No pocos.

No todo lo malo dura más que lo bueno.
Lluvia intermitente.
Si cierras fuerte los ojos los deseos se cumplen mejor/más rápido.
Razones que den la razón.
La pierdan.

¿Habrá clase mañana?
Pues no quiero. Ni madrugar. Ni nada.
Aquí se está bien ¿no?
Sí, claro que sí.

sábado, 12 de marzo de 2011

Complicaciones


Una vez echas algo fuera es mucho más fácil volver a esparcirlo por ahí.
Menos el alma.
Es más fácil contar algo que alguien ya te ha sacado antes.
Más fácil vomitar después de la primera vez.
Más fácil hablar con alguien con quien ya lo has hecho antes.
Más fácil.
Pero ponerle palabras al alma, o al peso que siento día y noche entre mi pecho y mi espalda, eso es más complicado. ¿Qué nombre lleva esa sensación? ¿Cómo se llama el estar en este plan?
Cuando alguien empieza antes que tú, cuando ves cómo lanzarse, ser la segunda de la fila.
Pero empezar por el principio, o ir sacando de ti trozos poco a poco, eso duele. El resto viene solo y es más fácil.
Piensas que solo valió la primera vez. Que esa vez fue única y lo demás solo han sido baratas imitaciones de lo real de aquel momento.

Hasta que llegue otro comienzo y entonces cueste y no se espere y sea diferente y sea el de verdad.

O sea siempre un mal momento porque eso que teníamos que haber echado hace tanto tiempo sigue dentro de nosotros, limitándonos, haciéndonos sentir cualquier cosa. Haciéndonos sentir. Parte de algo o parte de nada.
El miedo al qué pasará después y las ganas de ver cómo serás después de todo. Las tormentas nos cambian de a poquito aunque tú no lo quieras ver. O entender.
Pero me es difícil imaginar las cosas sin tus cosas. Me es difícil por ahora no sentir cómo se me estruja el corazón cuando te paseas por delante con recuerdos.

Lo peor es no querer compartir nada de esto con nadie porque ya no sería nuestro y ese simple detalle recordarme que no solo estarás dentro sino que serás parte de mí para, al menos por ahora, siempre.
Lo peor es saber que como yo no hay ninguna, que como tú tampoco y que esto podía haber sido diferente. Cuesta echar fuera al consuelo de saber todo eso que sabemos.

Aun así, el día que me dejaste de doler, ese día fui realmente feliz. Libre.
Supongo que cuando una se acostumbra a una enfermedad crónica, luego el volver a tener salud nos parece algo imposible. Siempre supe que era un animal de costumbres.
Siempre el mismo sitio, el mismo método, el mismo pensamiento, las mismas tradiciones. Y ahora, por tu culpa, me he acostumbrado a tener que ir cambiando cada cierto tiempo.

Lo más difícil es que yo misma me recuerdo a ti.

Y nada será igual.

Pero porque siempre hay una primera vez para todo y después de ti me seguirá sentando mal el tener que vomitar, el tener que empezar yo primero o el tener que arrancarme de dentro todas esas cosas. Tantas cosas.

Y es difícil pero terminará siendo fácil.
Y no es fácil pero dejará de ser difícil.

Sabiduria borrachil:

"BLABLABLA JACK SPARROW BLABLABLA" -risas- "PERO SABES QUÉ PASA, QUE MUCHAS RISAS CON EL JACK SPARROW PERO AL FINAL ÉL ESTA NOCHE FOLLA Y YO SIGO AQUÍ, A DOS VELAS"

miércoles, 9 de marzo de 2011

como el porno

Como la primera vez que vi una película porno, al cerrar los ojos no podía dejar de ver penes y tetas por todos lados.
Exactamente así me siento a veces cuando no puedo dejar de pensar en ti
o
en quien sea.

Consuela saber

Lo hemos sobre pasado con levedad.
Sin mucha virulencia.
Lo hemos pasado
y
el pasado



pasado está.

martes, 8 de marzo de 2011

Días.

-Hola mi amor, hoy es nuestro día- le dije a mi almohada.
-Hola- sonríe.
-Nuestro gran día.

Me levanté, la miré e hice la cama, sin cubrirla con la colcha, como siempre.

domingo, 6 de marzo de 2011

Varias cosas:



-Siempre los primeros discos son los mejores. Quizás no los primeros pero si los del medio. Son los que más me gustan de cualquier grupo.
-Poder borrar partes de nuestro pasado sabiendo que no volverán a aparecer. Facilitaría las cosas.
-Cuando dejemos de dar vueltas en coche sabré que o todo va mal o ya no vivo con ellos.
-Me gusta cuando quiero a alguien y se lo digo en un mensaje. Hola Julia.
-Mi gata me despierta todas las noches arañándome. No sé lo que quiere pero cada vez estoy más marcada. Quiero estudiar la psicología gatuna. Está decidido.
-Esa sensación de ahogo también se llama felicidad.
-Proceso de duelo. Aunque me encante no me quiero estancar en ninguna de sus fases.
-Hasta que seas historia seguirás siendo presente.
-Creo que nunca domesticaré a Mississippi.
-Ya no me hace tanta ilusión la parte buena de la parte mala. Supongo que no se puede vivir solo de premios de consolación.
-A Mississippi le gusta hacerse caca en la arena. Me empieza a caer mal. No hace más que morder todo lo que se le pone por delante.
-Ir sin sujetador, desde luego, no es un avance, pero para nada.
-Estar tan tranquila y recordar que la noche anterior te rapearon e incluso lo intentaste.
-Leer un poema que me enganche y encima me termine dejando con la boca abierta.
-Tener paciencia.
-Querer el pelo largo y que me quede mejor el corto. La vida es muy injusta.
-Necesito música nueva.
-También necesito una Rave.
-Drum&Bass es sinónimo de felicidad.
-En este punto de la lista ya se escribe por escribir.
-Tener la sensación de que está en tu mano el que se termine todo esto para siempre.
-Qué miedo.
-No me apetece nada.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Acompañar al tiempo.



No acompaña el tiempo al sentimiento.

Salgo de clase, son las nueve. Hoy ha sido un día frío de principio a fin. Incluso en mitad del leche y leche de media mañana, mientras leía tu mensaje. Incluso con un café tan caliente como el de hoy, ha sido un día frío.
No bastaba con eso sino que además de hacerse de noche llueve.
Algo extraño pasaba hoy cuando no te esperaba a ti sino al dentista. Está bien sorprenderse de vez en cuando. Solo que hay sorpresas que según como te pillen, te sacan una sonrisa o te dejan cara de “nontiendonada”. Como siempre, contigo, no entiendo nada.

No acompaña el tiempo al pensamiento.

Las noches se apoderan de mí sobre las siete y media de la tarde, es entonces cuando lo gris del día se oscurece y lejos de terminar, se alarga la hora de sentirse como en casa.
No me gusta ver cómo soy y no son los mismo planes de la noche los de la mañana.
Creo que he nacido para darme al sol como las playas.
Buscar el pedacito de calor, color de las baldosas de este sitio que a poco que se nuble crecen las humedades hasta las plantas de los pies.

No acompaña el tiempo al alma.

Parecieran imanes las soledades, como si entre ellas se conocieran. Sentir el peso de cada uno de mis actos contemplándome antes de saltar al vacío. Con esos ojos de pena y resignación. Sonríen luego. Me han vuelto a engañar. De nuevo.
Pasa que a veces no soporto si quiera el acompañarme y no encuentro manera de separar estas tardes de mis pieles.
¿Cómo va a ser esto después de todo?

No acompaña el tiempo a los recuerdos.

Ni el camino de casa a la universidad y vuelta. Ni los sitios que impregnamos de todos esos fallos que hicieron de esto, lo nuestro.
Algo que aprendí hace tiempo es que nadie es perfecto. Ahora tengo ganas de mejorarme y no encuentro el modo de compaginar esa sensación de desarraigo con la de estar cambiando. A bien. A mal. Caminando de algún modo. Descubriendo lodos y estaciones de descanso.
Más allá de lo bonito siempre encuentro algo que se le supera y por eso ahora hay listones que o dejan de existir o me limito a vivir tan solo con lo bonito. Eso y nada más.

No acompaña el tiempo a las ganas.

Cuando lo que quiero es estirarme. Entiéndeme como quieras y si no lo consigues, imagíname llegando a donde no lo hacía antes.
Me imagino las cosas en otro momento, en otra piel e incluso en otro universo. Cómo sería no tener ganas de tener ganas y resulta que el resultado es un cansancio agotador.
Es como tener siempre algo sujetándome o como si caminase con pegamento en los zapatos. Esa sensación de no llegar nunca a donde quiero y lo peor: acostumbrarme a ello.

No acompaña el tiempo cuando pienso “no es esto lo que quiero”.

Pero era de esperar. A veces hace bueno incluso lloviendo. No se si me explico pero
hay futuros que se ven con otros filtros. Llegar a imaginarme sin esa sensación en mí de no ser importante, única y brillante. Esa sensación de verte entre mis manos y que mis manos no sean mías. De que tus palabras pertenecerán a otros oídos y otros ojos. Que otras piernas se enredarán entre tus pelos y tus pies.
Pienso que estaba tardando tanto en hacerte aparecer que hasta me dolías.
Es por el hecho de estar entre mis dedos y ser la extensión de mis días, mis pensamientos. El hecho de ser tú el tiempo que me pasa por dentro.
Esa sensación de escriba lo que escriba te llevo conmigo en esto aunque parecieras desaparecer.
Si de verdad quisiera no tardaría ni medio día en olvidarte, pero no acompaña el tiempo cuando no es esto lo que quiero.
Estar harta de inventarse un final en estos intermedios y verse en el final sin acordarse del resto.

No acompaña el tiempo cuando hasta eso parece dejar de existir.

Despertar sabiendo que ya no te siento. Existo aquí, justo a mi lado. Mi pelo es más rubio y mis facciones quizás diferentes. Lleva todo el día picándome el cuello y creo que es un pensamiento. Entre los versos que tengo puedo pensar que los tuyos no siempre fueron los mejores. El sentirme parte de mi misma reconforta. No hay nada de mí que se haya quedado por ahí. Pero eso siempre pasa porque me gusta recogerlo todo antes de irme de cualquier lugar.
Es posible que algún día vuelva para comprobar que no me he dejado nada y me descubriré o no buscando eso que siempre todos ansiamos. Cuando lo tenga te juro que no lo soltaré aunque arda.
Toda la libertad de no sentirse presa no la cambio por nada.

No acompaña el tiempo a las dudas.

Y no confiar en mi propia voluntad porque no es eso lo que quieren mis papilas gustativas, mis pupilas, mis huellas dactilares en general y en particular, mis fosas nasales.
No hay mayor placer que llegar a casa y ese olor a estar en ella. No hay peor pesadilla que descubrir tu olor entre las cosas que pasan mientras gritan las ausencias.
Pero es normal cuando el cuerpo se acostumbra y al final pasará lo mismo con los dolores del alma y las penas acabarán ahogándose en ellas mismas.
Estas cosas pasan.

Y ahora al tiempo lo acompaño yo.

Hoy ha hecho un día terriblemente frío, pero se me había olvidado lo bien que está escuchar música mientras intentas calentar el alma o el hambre a la luz de un leche y leche hirviendo. No paró la música con el mensaje y encima resultó no ser mi dentista.
Estas cosas pasan. Lo importantes es saber comportarse cuando dejen de pasar.
Estar bien cuando el tiempo acompañe y cuando no lo haga al menos disfrutar de la otra cara.
La B de bien.

"eso no me va a pasar a mí"

Sé lo que hay después de esto, ese no es el problema.
Sé todo lo que voy a tener que hacer, lo sé.
He pasado por esto antes.
Sé que es lo mejor. Que de lo contrario no tendría sentido.
Sé que no me voy a sentir así para siempre.


Es solo que no me lo esperaba
a tan pocos metros de distancia
y me ha pillado de sopetón.

Esos sustos a veces pasan.

Y se pasan.

De cualquiera de las maneras sé que en el futuro
podré darte las gracias
por pararme el corazón, aunque fuera a destiempo.
Por la taquicardia desde el principio hasta el final.

.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.