miércoles, 16 de marzo de 2011

Preguntas frecuentes.



La humedad siempre hace oscilar considerablemente la temperatura
y si te mojas en estos días es posible que no puedas dormir en una semana. Esos pies jamás volverán a ser los mismos.
También pasa con el calor cuando a cuanta más agua más parece una ahogarse con el aire.

Una cuestión:

¿Es la humedad como concepto
o
el agua en sí misma
la que o bien en la calle a 13º o bien en la cama a 40º
nos hace cambiar de gradiente
de pegarnos al calorcito de un cuerpo
a arrimarnos al frío pared del verano?

Otros temas de interés (propio):

¿Duele el aire, el frío o la ausencia?
¿Duele el deseo?
¿Duele algo que no puedes ver ni tocar?
¿Cómo es posible que duela algo que no altera tu sistema nervioso periférico?
¿Duelen las cosas que no se dicen?
¿Lo hace el momento perfecto desperdiciado?

¿Por qué ya casi no me dueles?
¿Puede este frío congelar ciertos sentimientos o es que soy de fácil habituación?

El caso es que ya ni siquiera me motiva el hecho de que pueda existir una dosis más alta, peor. Letal.

¿Es malo volver a tener recuerdos propios?
¿Hasta dónde pueden llegar ciertos impulsos?
¿Es un mito eso de no hay dos granos de arena iguales?
Y si los hay… ¿Podría existir la casualidad de que se encontraran en el mismo punto?
¿Qué es una casualidad?
casualidad.
(De casual).
1. f. Combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.
¿Entonces por qué nos empeñamos en evitarlas?



¿Lloverá mañana?
¿Seguro que tengo todos los papeles que necesito para X gestión?
¿Podemos coincidir tantas veces en tantas cosas diferentes y no empezar a querernos?
¿Empezar a qué?
A querernos.
Pasa con algunas personas. Se llama feeling.
Es como decir en español que existe conexión, simpatía, empatía.
Cumplir en el mismo mes, pensar igual al mismo tiempo.
O saber conocernos.

¿Es ir a tientas el mejor método de aprendizaje?
¿Puedo tentar?
En ese caso, ¿El qué, hasta dónde?

El caso es que pensé que era el calor lo que hacía que las cosas se reprodujeran pero contra todo pronóstico hay virus o bacterias que crecen mejor con el frío.
Suerte que tú no eres de esas aunque te tenga, algunas veces, en mi garganta, junto a todas mi cuerdas, todas mis venas, todas mis cadenas de pensamientos.
Suerte que a fuerza de ponerme enferma me he inmunizado.

No sé si contra ti, esta vez, o si por el contrario por fin he entendido que tenía que ser contra mí pero

¿Es la humedad un concepto
o solo una bonita metáfora
del deseo, la ausencia o la espera?

De cualquier manera, el problema de estas islas es que al frío lo acompaña la humedad como al calor las mareas.

1 comentario:

Bubo dijo...

¿No hay dos granos de arena iguales?
Supongo que será como eso que dicen de los chinos... que no logro diferenciarlos.


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.