miércoles, 13 de abril de 2011

Piedras y cambios.



¿Y todos los cambios que nos quedan por vivir?
¿Nos los vamos a perder?

Te sacaré una foto siempre que me faltes.
En este sitio hice tal cosa, después nos fuimos para nosedónde, luego nos encontramos con nosequién.
Es como ver la vida en imágenes, es como esperar a abrir el sobre de los cromos y rellenar el álbum.

¿Y todos esos cambios?

Será todo nuestro pasado explicado por pasos. Aquí estuve con nosequién, en ese sitio me invitó a nosequé cosa y toda la vida se resumiría en eso.
Los libros que te lees, las películas que ves, los labios que compartes, las cenas para dos que tuviste que preparar a contrarreloj.


¿Quién se acordará por mí, de ese lado tuyo que no pude ver cuando estábamos nosedónde?

Estarás en mi memoria desde todos los ángulos y aun así me faltarán posiciones para explicarme por qué los cambios que quiero que pasen a tu lado me los tengo que aprender muy bien, para que cuando vuelvas, no se me olviden.

O basta este silencio para saber que estamos cambiando
y que para eso no hay antídoto.

Vente y te enseño mi nuevo corte de pelo.
Mi madre me ha echado la bronca, mi abuela dice, como siempre, que no me dará más dinero hasta que no me crezca, y tú… contra todo pronóstico, soy la persona que quieres que sea cuando nada tengo que ver contigo. Pero lo sabía. De todos modos lo sabía.

¿Y todos los cambios que nos quedan por vivir, nos lo vamos a perder?

Es como un “esto es mejor que no lo sepas” del universo/universal.
Y aun así, te voy guardando mis cambios a cada paso que doy, por si un día te imaginas que he cambiado
y lo quieres comprobar.

2 comentarios:

Bubo dijo...

¿Has probado el facebook? Una vilguería. Yo hablo hasta con mis sobrinos.

Ana! dijo...

ni idea de lo que me hablas... jeje


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.