martes, 12 de julio de 2011

Fantasma de sábanas

Tengo miedo de que no seas para siempre
de que seas como el resto
de que no seas para mí.

Me protejo entre tiempos muertos
sonrisas y lágrimas
y un círculo vicioso al que a más de uno
marearía.

Miedo de sentirme atrapada
de no controlar el lugar ni el momento
y aun así
ser todo fruto de mi pensamiento.

¿Qué será de mí
después
de
ti?

Por qué no tener la respuesta antes de empezar.
Porque no sería divertido.
Ni dolería.
Ni creeríamos ver el futuro
de la mano
de quien nos deja en silencio
durante meses
incluso años.

Mi problema siempre fue
creerte mía
sentirte mía.
Tú problema fue serlo,
resbalando cada noche entre mis dedos.

Ahora que lo pienso
ya no hay nada de ti
que me haga mejor persona.
No hay nada de mí
que merezca la pena destacar
porque ya no existo.

Y estaba aquí leyendo,
los restos de mi existencia
llevan nombre de mujer.
Sin embargo, sin existir
estar contigo es de las mejores
cosas que he conseguido.
Sin embargo
ya no estoy contigo
y como un fantasma
siento que aun existo.

Perteneciente a esa rama de espíritus
que deambula por ahí
metidos en una sábana.

Tengo miedo a que no seas para siempre
de que seas como el resto
de que no seas para mí,
por muchas razones
pero sobre todo
porque los años que me queden por vivir como un fantasma
los tengo que hacer
solo
con tus sábanas.

3 comentarios:

Háleks Rós dijo...

te acabas de superar...

ANDRÉS BAZZANO dijo...

los restos de mi existencia también tienen nombre de mujer.

DibujanteDeVerdades dijo...

Impresionante, realmente increíble


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.