martes, 30 de agosto de 2011

¿Once?

Laura súper guapa seduciéndome.

Típica foto súper original de Laura



-Esta es Laura, es mi mejor amiga desde 5º de primaria y de haberlo sabido... porque ya son muchos años y yo antes no pensaba que fuera a terminar así, que si no...
- -sonrisa-
-¿Me das un bocadillo?-momento-¿De qué lo quieres Laura?
-Mortadela
-Pues toma de salchichón.
-¿Quieres otro?
-No-momento-bueno sí.
-Que pesada loco. Mira de mortadela.
-No, mejor de salchichón.

De haberlo sabido hubiera hecho exactamente lo mismo que hice en su momento.
No dejarla escapar.



Yo después de beber agua y que Laura me hiciera escupirla de la risa por lo súper patosa que es.


Ü

lunes, 29 de agosto de 2011

You know it feels so good

so so good.

domingo, 28 de agosto de 2011

frases hechas

Tengo sueño, un sueño mortal, infernal, infinito, tedioso.
Un sueño que va matando poco a poco a mis párpados.
Ralentizando mi cerebro.
Enfermando a los resto de mi ser. Mi cuerpo.
Tengo un espíritu
que no se cansa de esperar,
que no
se aburre
de que al fin y al cabo todo siempre sea lo mismo.

He soñado contigo, sí, contigo, dos noches seguidas.
No voy a empezar a volverme loca.
Estoy entre las cuerdas.

Sonrisa, sonrisa, sonrisa.

Digo "soy feliz" digo "en serio, es difícil salir pero siempre hay agua para limpiarse las mierdas de encima" digo "quién me lo iba a decir a mí".

Tengo un sueño que no quiero tener.
Una resaca que comienza a hacer mella ahora, el día después del día después.
Me duele el fondo del estómago, me arde el esófago, me pican las manos, me siento bien.

Tampoco quiero que tú tengas sueño y aquí me ves, despierta por las dos.

Tengo esa innata capacidad de crear expectativas y decepcionarme constantemente.
Supongo que fallaban las ganas y las formas.
Pero me he propuesto desquitarme de los pesos pesados del-pa-sa-do.
Hay cosas que seguirán conmigo de por vida
y
hay cenizas que son solo eso.
Cenizas.

El caso es que antes volvia a casa en moto y pensé
que
esas frases hechas que se dicen, que he dicho y he escrito, que se leen en paredes tachadas por inconformes de mentira, esas frases hechas
en realidad
no son el pensamiento verdadero.

No te conozco de nada y ya quiero follarte.


Pon tú que lo consigo.


El resto me lo voy a soñar.

viernes, 26 de agosto de 2011

craso error y valga la redundancia

Por si me lees algún día:

No empieces a leerme.

miércoles, 24 de agosto de 2011

la importacia del desayunar



Hay quien piensa que los poemas
sirven para expresar sentimientos
y
las historias para contar cosas
y
a mí que me gusta contar historias en poemas,
me quedo casi siempre con el amor a medias.

Una especie de estar entre dos tierras,
empezar contando lo que he desayunado
y terminar con todas esas teorías sobre
la
fricción
humana.

Existe la electricidad entre personas
y personas y animales
y a veces no sabes que te enamoras
hasta que no sientes ese calambrazo.
Ese no-poder-tocarte porque hay algo aquí,
entre las dos que es muy fuerte
y muy enserio.

Hablo, por supuesto, de supuestos.
Cuando me presentaron a Ruvia
pasó algo así, por eso lo cuento.
Pero, también suele ocurrir a la altura
de algunas caderas.
No se admiten ni caras ni brazos.
Solo caderas.

Al final todo se resume en
el libro de física y química de cuarto de la E.S.O.
Racionalizamos sentimientos
y damos vida
a lo que nos la da a nosotros.

Recordar aquella pregunta en clase de lengua:
¿Se escribe más en el momento en el que suceden las cosas
o no tiene nada que ver?
A mi me gusta, en los conciertos,
dejarme la cámara de fotos en casa.
Con la poesía es lo mismo.
A mi me gusta sentir en el momento,
escribir en el recuerdo.

Y cuando no hay recuerdos
cuento historias sobre lo que he desayunado
pensando que quizás
eso pueda tener algo que ver
con
la
fricción
humana.

Ya sabes,
ponerse tontorrona bajo las sábanas,
-¿cómo no te va a gustar el sexo mañanero?
-pues no
-pues adiós.

Son cosas como éstas, las que no entiendo
y luego pienso
ey
que yo tengo intuición para esto
pero muchas veces
una no se da cuenta de que le están jodiendo la vida
hasta que caes en la cuenta de que
a ti sí que te gusta el sexo mañanero
y no entiendes
cómo has estado todo este tiempo
esperando a que se haga de noche
para imaginar que está amaneciendo.

De todas maneras
hace tiempo que no desayuno.
Quizás eso tenga algo que ver
con que me cueste tanto empezar
cualquier historia.

Quizás las frases ingeniosas
se escondan en el zumo de naranja
y yo aquí, perdiéndome
la comida más importante del día
porque he preferido comerte en sueños
que despertarme
para a ver si cuela
y me cuentan las tostadas
cómo es eso
del
sexo
mañanero.

iluminati

Me di cuenta que empecé a odiar al mundo porque no podía odiarte.
Ahora que ya puedo odiarte, el mundo me parece maravilloso.
De nuevo.

martes, 23 de agosto de 2011

Cosas que me gustan #1

El olor que tienen los cachorros.
Especialmente los gatitos bebés.

viernes, 19 de agosto de 2011

nueva adquisición



Esta cosa me ayuda a no pensar.
Cómo pensar cuando hay un animal diminuto corriendo y rompiendo y armándola por toda tu habitación.
Por esta cosita de aquí, no tengo motivos para estar triste.
Todo lo contrario.
Algo pasó aquel día que me la pusieron de frente, un flechazo o algo...
Por eso, esa noche durmió conmigo, me pegó sus pulgas y no me dejó pegar ojo.

Ahora hacemos la siesta juntas, mis enfados son más divertidos que de costumbre y hago este tipo de entradas en el blog con ciertas pinceladas de zoofilia.

Por cierto, se llama Ruvia aunque a mi me gusta decirle Ruviales y siempre le entran ganas de amor a la misma hora de la noche. Chiquita pesada.

miércoles, 17 de agosto de 2011

darse cuenta

Pasa algo extraño cuando la costumbre te vuelve dependiente de ciertas cosas
y como
el dejarlas a un lado
te vacían
y te llenan al mismo tiempo.

Es extraña la sensación del desarraigo.
Del entender que esta tierra ya no me pertenece ni es mi hogar
y saber
que he de volver a casa.
A mi casa de verdad, a esa sensación de saber dónde están las cosas en todo momento, porque he sido yo quien las ha puesto ahí.

No quería escribir nada de esto
solo que al empezar se me ha olvidado a lo que venía.
Era algo así como que ya ni siquiera me molesta el haberte perdido
pero es extraña esta sensación de darse cuenta
cuánto tiempo atrás llevaba con las manos vacías.
De ti, por supuesto.

martes, 16 de agosto de 2011

Bienaventurados.

La misericordia es una mierda, una lacra, una estafa.
Si yo no fuera misericordiosa, ahora mismo, tendría un par de problemas menos encima.
Tú me darías igual y dejaría que las cosas pasasen como suelen pasar en estos casos.
Sin darle mayor importancia.

La misericordia nos hace débiles y estúpidos.
Menuda mierda la misericordia.

lunes, 8 de agosto de 2011

Techo.



Llegaste a la puerta de mi casa, tocaste el timbre, te abrió mi hermano, subiste las escaleras, abriste la puerta de mi cuarto y no me encontraste, entonces esperaste unos minutos y al mirar por la ventana me viste en el banco que hay en el balcón de mis padres. Saliste de mi cuarto, atravesaste el estudio y ya en el cuarto de mis padres abriste la puerta para segundos más tarde estar en el balcón.
Caminaste por delante de mí hasta sentarte a mi lado, apoyaste tu cabeza en mi hombro y todo se volvió a quedar en silencio.

Mientras yo, escuchaba música cuando llegaste a la puerta de mi casa, cuando tocaste el timbre, cuando mi hermano te abrió la puerta, cuando subiste las escaleras y entraste a mi cuarto esperando encontrarme. Cuando me descubriste por la ventana yo seguía escuchando música, y también lo hacía cuando atravesaste el estudio hasta llegar al cuarto de mis padres y abrir la puerta del balcón y cuando caminaste hacia mí y te sentaste a mi lado.
Incluso con tu cabeza en mi hombro yo seguía escuchando música.

La música que ocupa tú lugar me llena mucho más que cualquiera de los silencios que me quieras regalar.

Entonces miré hacia el lado del banco en el que me había imaginado que te sentabas y pensé que ya era hora de rendirme.
No voy a esperar más por ti.
Aun así, llevo cuatro días deseando que tocases el timbre y mi hermano te abriese la puerta. Salir del baño quizás y encontrarte ahí, sentada en mi cama, dispuesta, al menos, a firmar el tratado de paz que nos merecemos.

esporádicas.

Siempre lo que se tira al mar
se termina encontrando de nuevo.
Solo que con algún tiempo de diferencia.

Aun quitándome cosas de encima
sigo guardándolas en cajas en el garaje
porsiaca.

Ya sabes, no todo está perdido.

domingo, 7 de agosto de 2011

***

Parece que ni aunque lo quiera
me vas a dejar tranquila del todo.
Si no es una cosa
es un bulto en un brazo.
En la oreja de un mapache.

Es lo único que pensaba esta tarde al salir de urgencias.
Cómo es posible que incluso sin quererlo
sigas haciendo acto de presencia.

sábado, 6 de agosto de 2011

Amores perros

¿Por qué no hay un nombre para este sentimiento?
¿Por qué ya no me siento orgullosa de ti, de lo que fuimos, de lo que fui contigo?

Porque me perdí por el camino.
Porque te perdiste de camino a mi camino.
Porque quizás no te hayas perdido sin querer.
Queriendo.

Hay un amor perro
ladrando en mí pecho,
contra mi pecho,
dentro de mi pecho.

Un amor tan perro
que lo terminaron abandonando
en el camino equivocado.

Y ahora,
después de preguntar al vacío
lo encuentro.

miércoles, 3 de agosto de 2011

lunes, 1 de agosto de 2011

Esto es lo que se me ocurre después de pseudomatar a una cucaracha

Siempre he creído que no tengo mucho más que ofrecerte.
Inmediatamente después recapacito y me veo en la obligación de pensar que ese sentimiento solo se debe a una carencia absoluta de autoestima.
Pero no me pasa con todo el mundo. Sé que puedo ofrecer muchas cosas a los demás, pero a ti...
Sigo creyendo, a pesar de todo lo escrito, lo vivido y lo sentido, que las personas no se enamoran, ni se quieren porque sí, porque es nuestra mitad ideal y nos complementamos, sino por casualidad.
Y así fue como nos conocimos, de casualidad.
Yo buscaba una chica inteligente con quien poder hablar y te encontré. Mientras hablaba con Eli, bajando por la calle del Monkey, le dije que eras perfecta pero que no querías nada con nadie... y dio la casualidad que te llamé la atención.
No sé muy bien el qué, nunca me lo has dicho o no lo recuerdo, quizás la forma de mi cara, mi pelo o qué se yo.
Me adapto muy bien a las situaciones.
Pero no fue amor, no fue un flechazo. Simplemente creí que te gustaba. Creí que eras de otra manera y al final resulto que casi que te prefiero de la forma que eres realmente.
Pero...
A estas alturas de la vida, me quedaría con todas las partes malas, todas las buenas, pero de nuestra primera vez.
Tú temblando de puertas para afuera y yo de puertas para adentro.

Realmente creo que no me he portado mal.
Aun así he sido manipuladora, caprichosa, irascible, vehemente, pesada, intolerante...
Pero te he querido de una manera en la que dolía y dolía y no podía ver la salida.
Te he querido hasta cuando te odiaba con todas mis ganas.

Y no sé cómo será la vida cuando por casualidad ya no te quiera, ni duelas, ni te odie tanto que hasta desaparezcas.

.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.