domingo, 28 de agosto de 2011

frases hechas

Tengo sueño, un sueño mortal, infernal, infinito, tedioso.
Un sueño que va matando poco a poco a mis párpados.
Ralentizando mi cerebro.
Enfermando a los resto de mi ser. Mi cuerpo.
Tengo un espíritu
que no se cansa de esperar,
que no
se aburre
de que al fin y al cabo todo siempre sea lo mismo.

He soñado contigo, sí, contigo, dos noches seguidas.
No voy a empezar a volverme loca.
Estoy entre las cuerdas.

Sonrisa, sonrisa, sonrisa.

Digo "soy feliz" digo "en serio, es difícil salir pero siempre hay agua para limpiarse las mierdas de encima" digo "quién me lo iba a decir a mí".

Tengo un sueño que no quiero tener.
Una resaca que comienza a hacer mella ahora, el día después del día después.
Me duele el fondo del estómago, me arde el esófago, me pican las manos, me siento bien.

Tampoco quiero que tú tengas sueño y aquí me ves, despierta por las dos.

Tengo esa innata capacidad de crear expectativas y decepcionarme constantemente.
Supongo que fallaban las ganas y las formas.
Pero me he propuesto desquitarme de los pesos pesados del-pa-sa-do.
Hay cosas que seguirán conmigo de por vida
y
hay cenizas que son solo eso.
Cenizas.

El caso es que antes volvia a casa en moto y pensé
que
esas frases hechas que se dicen, que he dicho y he escrito, que se leen en paredes tachadas por inconformes de mentira, esas frases hechas
en realidad
no son el pensamiento verdadero.

No te conozco de nada y ya quiero follarte.


Pon tú que lo consigo.


El resto me lo voy a soñar.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.