miércoles, 24 de agosto de 2011

iluminati

Me di cuenta que empecé a odiar al mundo porque no podía odiarte.
Ahora que ya puedo odiarte, el mundo me parece maravilloso.
De nuevo.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.