miércoles, 21 de septiembre de 2011

Qué extraño

Dado la vuelta
el móvil me sigue parpadeando.
Dada la vuelta, sigue parpadeando.
Metido en la maleta, sigue parpadeando.
Apagado, sigue parpadeando.

Pero lo miro
y tiene los ojos como platos.


No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.