domingo, 25 de septiembre de 2011

Sobre la poca selectividad de mi memoria, Capítulo 1:

Se acordará de la ropa que llevaban ambas. Incluso la de su amiga. Incluso la de su compañero de piso y la del amigo de su compañero de piso.
Se acordará de la premonición de la noche en el parking, buscando un paraguas para que al final de todo ni siquiera lloviera.
Se acordará de cuánto pesaba el satélite UARS antes y después de estrellarse. En cuántos pedazos, a cuánta velocidad.
Se acordará de la canción que sonaba en cada momento de la conversación, el tipo de dolor de cabeza, el tipo de nausea.
Se acordará de las coordenadas exactas de todas las picaduras de mosquito, el número de llamadas perdidas, el número de minutos perdidos.
Se acordará de las curvas, de los baches.

Es interesante la cantidad de porquería que se almacena en la memoria a corto plazo.
Sin embargo, es probable que esto de aquí arriba se haya almacenado en otro sitio.
Y si no, hagamos la prueba.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.