domingo, 6 de noviembre de 2011

amorodio

Lo que tiene el invierno conmigo
es un puñado de nostalgias
entre las costuras de mis bolsillos.
Un mar entero de fríos y ausencias,
y las ganas de que un calor pasajero
se instale de nuevo entre mis dedos.

Pensar se ha vuelto una tarea de lo más triste
y tediosa
y como los cerdos
me revuelco entre un montón de huecos.
El truco de las manos calientes
no es otra cosa
que aprender a concentrarse
sin pensar en ello.
Cerrar bien los puños y no dejar escapar
ni a un solo átomo.

Como imaginar que me abrazo
a tu piel.
Sacudir la cabeza se ha vuelto de repente
en una costumbre más.
La música me vuelve a sonar diferente
y entre ceja y ceja
alguien apunta con un rayo láser.
Hay francotiradores por todos los tejados
y este indio anda demasiado cansado.

El invierno tiene conmigo
el caos que compartimos.
Cristales empañados
y todas las ansias del mundo
de cambiar el rumbo a este lado del océano.
A este lado
sacudir la cabeza
como método de autoengaño.

Hay hogueras calentando
neuronas dentro de mi.
Los nombres de todas las tempestades
a falta de tatuajes en la piel,
cicatrices en el alma
y darme cuenta
cuanto cuesta
llegar a rasgar
algo invisible.

Como el fin del mundo
le contestó a Baldabiou.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.