jueves, 5 de enero de 2012

Aunque lo segundo fuera besarte...


-Solo hay una cosa que quiera más que besarte. Sólo una cosa que necesite más. No hablo de follar o hacerte el amor, no hablo si quiera de estar a tu lado. Seguramente besarte sería lo segundo, porque es apetitoso el sabor de tus labios pero nada tiene que ver eso con lo primero, con lo único que me obsesiona y lo que me hace creer que es posible que esté loca de remate. Solo una cosa…
-¿Cuál?
-Estar contigo. No digo a tu lado, hablo de estar dentro, en tu cabeza, en tu mente. Sin necesidad de que nadie más lo viera o supiera. Simplemente saber que me piensas, cómo me piensas, cuándo me piensas. No me interesa saber qué y por qué, simplemente saberme entre tus pensamientos, saber que aparezco, que me haces real entre tus ratos libres. Estar en ti. Sin necesidad de nadie más. No me hace falta que nadie más lo sepa.
No es necesario que nadie sepa que piensas en mí. Solo tú y quizás yo. Saber que piensas en mí. Eso es. No un beso, ni un polvo, ni un paseo romántico bajo la lluvia. Todo eso son pajadas. Nada que ver con saberme entre tus importantes reflexiones. Saber que me buscarás, aunque no lo quieras, con la mirada. Que te decepcionará saber que aun no he llegado, que se me ha hecho tarde. Saber que esa taquicardia en mitad de un café, un sándwich o un té, no es por otra cosa sino porque por fin he llegado. O quizás, porque parecía que llegaba y en realidad resultó ser otra persona. Poner del revés todo lo que tanto tiempo te ha costado enderezar. Estar en tu cabeza sin que puedas hacer nada. Y que me dejes un ratito. Que me dejes acomodar entre tus cosas, entre tus listas de cosas pendientes. Que me tengas pendiente siempre, siempre.
¿Sabes de lo que hablo?, estar en ti. No hablo de besarte y saborearte. Un beso es siempre el mismo mecanismo, aunque sería la segunda cosa que querría contigo. De ti. Un beso es siempre tensión, es como lanzar una flecha con un arco. Es energía.
Pero que me pienses, estar dentro de tu mente haciendo y deshaciendo sin yo saberlo si quiera, eso es una forma extraña de energía. Es tensión con una misma.
Estar en ti aunque no lo quieras. Eso es lo que más quiero. Lo que sin duda alguna, más necesito. Lo que prefiero por encima de cualquiera de las cosas que puedo conseguir en otras mujeres o incluso de ti.
La diferencia radica en que solo lo quiero de ti. Que me pienses como yo te pienso a ti.
Y todo lo demás también.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.