sábado, 7 de enero de 2012

Rabia, Vol. I

Entonces el mundo se acostumbró a recoger todo lo que habíamos dejado tirado por el camino. Se acostumbró a borrar las huellas, cambiar los rostros, y quiso que tú y yo jamás existiéramos.
El mundo creyó que todo aquello era de él pero se equivocó.
Por eso esta rabia. Porque el mundo es un intruso en esta casa abandonada en la que sigo durmiendo a veces.
Pensando en las puñaladas que le daría al mundo si intentara por un momento dormir donde nuestros escombros. En nuestras ruinas.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.