martes, 27 de marzo de 2012

Huesos II

A tu acromion,
por sostener semejantes clavículas.
Esas que andan tan a disgusto conmigo
por prometerles todos los besos del mundo
y al final nada.
Siguen aquí esperando a tu esqueleto.
A que vengas y te quedes.

Al concierto de huesos
para todos los besos del mundo.

Con cariño, mis falanges.


No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.