lunes, 5 de marzo de 2012

Yo ya no vivo aquí

Voy a mudarme pero no te lo diré.
Quedaremos en un lugar cualquiera, en alguna calle, en algún sitio. Eso da igual.
Lo importante ha de ser que no sea en mi nuevo hogar.
Que sigas creyendo que vivo donde siempre. Pero no.
Me voy a mudar. No hace falta que sea muy lejos. Solo es necesario cambiar de lugar.

Para cuando me de cuenta del "despiste", tú estarás en la calle equivocada, a la hora equivocada y yo demasiado dormida y posiblemente, demasiado borracha para recordar cuál es mi nueva dirección.
Y eso es verdad. Soy muy mala para recordar números de teléfonos, códigos postales, nombres de canciones y direcciones.
Así que no te quedará otra que dormir conmigo.
Dónde sea.
Eso ya da igual.

Y de vuelta a cualquier sitio me despertaré
y te diré
que lo que más me gusta de ti
es el color de tu piel,
cómo se te arruga la nariz al reír,
o
que siempre me das la mano.

Siempre, siempre me das la mano.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.