jueves, 19 de abril de 2012

Su palabra favorita es "paradigma"

Ni me gusta oler a tabaco, ni que mi habitación huela a tabaco, ni gastarme el dinero en tabaco, pero me gusta fumar. Y así todo el rato con todas las cosas.
Toda la mierda que tenga dentro acabará entre su taza de café y la mía para así poder seguir, de alguna manera, viviendo. Seguir que es lo importante.
Y las enfermedades imaginarias, el miedo, el "las cosas están raras", la incapacidad. Todo eso se quedará entre su taza de café y la mía.
Y yo que pensé que llorar en una cafetería era de perdedores... por eso, esas cosas una se las traga junto al café.
Fumar por turnos, mirar el móvil, ella sabe las cosas que no quiero decir y digo. Una a una pronuncio cada palabra que agujerea mi estómago. Por eso mi sangre no huele a sangre, ni mis pulmones a humo, ni mi piel a perfume, sino a café. Todo huele al café donde se quedaron todas las mierdas que me hacen creer ser distinta y al mismo tiempo, igual que el resto.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.