miércoles, 23 de mayo de 2012

Negro.


La tinta siempre irá más allá de las marcas
que proporcionemos
a nuestras pieles.
Somos animales todo el rato aullando.
Del silencio salen miedos
sobre el amor y otras costumbres.
No paramos de corroborar que estamos aquí
una al lado de la otra
y
dentro. 
Se dice siempre que esto es muy fuerte,
que es muy nuevo,
que está muy bien.
Se dice siempre que del silencio
sale la tranquilidad
de quienes se conocen
pero
estoy dentro.
No quiero conocerte del todo,
y que cada día sea el mismo
y que la felicidad consista
en una media de seis.
Esto es lo que tenemos:
un montón de huesos
amortiguando el peso de todo lo que pensamos,
todo lo que sentimos,
todo lo que nunca hicimos.

Me gusta pensar que al despertar
haya marcas de mi paso por ti
por todo tu cuerpo.
Me gusta pensar en tu sonrisa al descubrirlas.
Nos hemos prometido cosas
estando desnudas.
No sé si sabes lo que eso significa.
Yo tampoco, pero me lo imagino.

Y en mi mente un "guapa, te quiero" 
constantemente.
Me hablaste de barreras.
Pienso: soy especialista en derrumbamientos.

Nunca fuimos un problema.
                                        Más bien,
                                                      una
                                                           solución.
A pesar de nuestro particular desastre
cósmico.
A mí me gusta pensar que somos animales,
que trepo por ti,
que soy pequeña.
Me gusta pensar que esto no es un poema de amor
más.
Es, más bien, la réplica exacta de
nuestros encuentros
hasta las cinco y media de la mañana.

Y aunque esto suponga conocerte un poco más,
acercarme a la media de seis temida,
duerme esta noche conmigo, 
un incómodo animal 
que aúlla sus miedos,
marca tus huesos,
y trepa por ti hasta acabar dentro.

Muy, muy dentro.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.