lunes, 16 de julio de 2012

Esto nunca será conducción temeraria.



Un solo pensamiento puede
matar al resto.
Esto es lo que yo pienso. Allí atrás, encaramada,
sujeta, agarrada con fuerza a mí
pensaré la de semáforos en rojo que una debe saltarse
sin querer
para explotar,
comprender,
agarrarse con más fuerza aun.

Allí atrás deberás contarme las cosas
muy, muy alto.
No es fácil escuchar las cosas
desde aquí. Así.
Por eso me gritarás cualquier cosa que se te ocurra,
de esas que no me interesan
en
absoluto,
de esas que no importan,
de esas.
Es preciso encontrar siempre buenas respuestas.
Para ello se debe mantener la boca cerrada
más de lo que una persona pudiera aguantar.
Se trata de disciplina, entrenamiento,
experiencia.
Se trata de matar con un solo pensamiento,
al resto.

Puedes hartarte de ti misma,
de tu modus operandi,
de la forma en la que las cosas suceden
una
y
otra
vez.
Puedes esperar a llenarte de porquería.
Puedes asfixiarte de toda esa porquería.
Saltarse un semáforo en rojo,
callarte la boca,
sonreír.

Un solo cuerpo.
Esto es lo que pienso yo.
Puede que no haya mucho más allá
de la costumbre.
Los huecos y las ausencias
cada vez se rellenan con más facilidad
de palabras, pensamientos.
El autoconvencimiento nos procura tranquilidad.
Dicen "admítelo de una vez"
dicen "por mucho que digas que no, sabes que sí".
Bien. 
Llega el momento de callarse para siempre.
Pienso que no lo sé. 
Pienso que la duda me calma.
Pienso que de esta manera cualquier tipo de 
dolor
deja de existir.

Un solo cuerpo. 
Encaramada, sujeta, agarrada a mí
me temo
que ni por esas
voy a saber cómo,
ya no salvarte a ti,
sino
mí.

Un pensamiento sería
¿Va a ser siempre así?
Me gusta.
Otro sería
¿Por qué me gusta así?
Y es entonces cuando el cuerpo y yo
nos saltamos un sólo semáforo en rojo
sin darnos cuenta,
mientras tienes que gritar mucho
cosas que me dan igual,
cosas que no me importan,
cosas que no son
las que quiero oír.

Lo que pasa contigo es que
el resto de pensamientos
puede matar a solo uno.
El único que me importa.
Esto es lo que yo pienso.

Más o menos.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.