sábado, 4 de agosto de 2012

Huesos V


A todas las fosas de tu cráneo,
los agujeros por donde pasan tus nervios,
por donde estoy yo,
y tú.
Podría haber hablado de rodillas,
falanges,
o caderas
pero me quedo contigo,
con lo que te hace ser lo que me gusta de ti.
Me quedo dentro de tu cabeza para siempre.
Siendo predecibles las dos,
negándome a leer mis propias vísceras,
haciendo que me digas,
que me cuentes
eso que me va a dejar dormida.
Lo que tú tienes para mí
son cuentos.

Las curvas, los huecos,
el lugar donde albergan tus sueños,
tus miedos,
tus ganas.
Ese es el hueso con el que me quedo.
Y una razón sería
porque sin él
ni tus clavículas,
ni tus acrómiones,
ni tus costillas,
ni tus vértebras,
tendrían sentido en mi vida.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.