jueves, 27 de septiembre de 2012

Historia para aprender a dormir bien.


Un poco de primavera para tus ojos
y los míos.
La parte asiática de tu sonrisa,
ver borroso porque nos estiramos tanto
tanto,
tanto,
que casi
casi
casi
llegamos a tocarnos.


El manual de cómo estar por todas partes
sin haber estado antes
en ningún sitio.


Las cosas invisibles nadan en los charcos,
vuelvo a casa contigo encima,
puede que no haya nada más.
El océano para tu piel
y la mía.
Saber que es de día porque amanece.
Solo tú sabes esta historia
y duermes con ella todas las noches.

Coleccionaré tipos de viento para ti.
Todos en tarros con etiquetas
que
pongan:
"Para que vuelvas pronto"

Como la primavera.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.