lunes, 1 de octubre de 2012

Octubre

La primera batalla que tuve que librar
contigo
fue nacer.
Aun sigo aprendiendo a cómo salir
con vida
de algunos de los vientres
en los que me dejas hibernar.

No sabes cómo meter el frío
así que lo haces de golpe,
doliendo los huesos,
dejando la humedad del aire
no solo en la calle.
Te traigo conmigo, hijo de puta,
desde que nací
y no me gustas.

No me gustas nada.

2 comentarios:

Bubo dijo...

¿Así que celebramos pronto el cumple? No se, quizá me pierdo en el texto. Te reconozco que no es mi debilidad, pero hace tiempo que deje de odiar a algún mes en concreto, o a los años que acaban en 5, solo tengo una ligera manía al lunes. (Y ni siquiera a todos.)

Ana! dijo...

Yo al revés, he empezado a odiar, meses, estaciones, días... pero nada grave =)
Y sí, allá por finales de mes. Tanto no te has perdido ;)


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.