domingo, 3 de febrero de 2013

Infidelidad#1

Todo está bien hasta que te veo y tú dirás que entonces genial, porque no nos vemos nunca
pero maldigo a la imaginación que te mantenía conmigo y que encima tenía derecho a hacerlo,
porque aun no sabe que ya no tienes por qué estar de vuelta de ningún lado, conmigo.
Maldigo los recuerdo y maldigo que aparezcas en mitad de un bar rodeada de verano y me pares en seco y me hagas entristecer.
Esa no era nuestra función. Estar mal es para cobardes gilipollas. Estar mal es para inmaduros retrasados, pero no para nosotras.

Y debo ser cobarde y gilipollas,
inmadura y retrasada
porque no sé cómo coño levantar cabeza
sin verte en cada rincón
de este bar,
de esta calle,
de aquí
y lo peor,
de allá.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.